Al visitar KLM.com, usted acepta la utilización de cookies. Siga leyendo sobre las cookies.

El Reloj Astronómico de Praga

El Reloj Astronómico de Praga, obra del relojero Mikuláš no es solo una pieza muy bella, sino también uno de los relojes más antiguos y con más detalles que se hayan fabricado. Este reloj, en la fachada del ayuntamiento, es uno de los principales atractivos de la ciudad. Además de dar la hora, también indica la fase de la luna y las estrellas.

Esta obra de arte se instaló en el año 1410 y otro relojero, el Maestro Hanuš, fue el encargado de reconstruirlo en 1490. Durante siglos, se pensaba que fue él el creador del reloj. Sin embargo, un documento hallado en el año 1961 desveló la historia real. El reloj está formado por 3 partes principales: el cuadrante astronómico, que indica la hora y la posición del sol y de la luna, un cuadrante con medallones, que representan los meses, y un mecanismo que muestra el paseo de los Doce Apóstoles cada hora.

La muerte se encuentra en la parte derecha del reloj

Figuras en movimiento

Cada día, a las horas en punto entre las 8 de la mañana y de la tarde, todo el mecanismo cobra vida. Además del paseo mecánico de los apóstoles, verá otras figuras en movimiento en la parte exterior del reloj. Estas figuras representan los peores miedos de los ciudadanos de Praga en aquella época: la vanidad, la avaricia y la muerte. Desde el siglo XVI, el mecanismo que mide el tiempo se ha sometido a reparaciones y restauraciones en varias ocasiones: la última tuvo lugar en 1865, año en el que se incorporaron los apóstoles al reloj.

“Cuenta la leyenda que para que Hanuš no duplicase su obra, le arrebataron la vista”

Época babilónica

El Reloj Astronómico de Praga indica varias franjas horarias: La hora astronómica, la centroeuropea, la de la antigua Babilonia y la de la antigua Bohemia. Esta pieza es el único reloj del mundo que da la hora babilónica. Por supuesto, esta histórica obra tiene su propia leyenda: Cuando el Maestro Hanuš finalizó su trabajo en el reloj, los concejales del ayuntamiento le dejaron ciego para evitar que recrease esta obra de arte en otra ciudad, o que incluso la mejorase. En venganza, se dice que el Maestro Hanuš dañó el reloj poco antes de que falleciese y lo maldijo. Según la leyenda, aquellos hombres que intentasen reparar el reloj o se volverían locos o fallecerían, pero como en casi todas las leyendas, no se sabe si pasó de verdad o no.

Más sobre Praga

Volver arriba
  • www.airfrance.com
  • www.skyteam.com