Al visitar KLM.com, usted acepta la utilización de cookies. Siga leyendo sobre las cookies.

Las vistas desde el Cristo Redentor

Desde lo alto de Corcovado, a 710 metros, la estatua del Cristo Redentor se erige sobre Río. Con los brazos abiertos, esta estatua, de 38 metros de altura, lleva vigilando la ciudad desde 1931. Se trata del monumento principal de Río de Janeiro, y atrae a cientos de visitantes al año.

En la década de los 50 del siglo XIX, el sacerdote Pedro Maria Boss soñaba con la construcción de una estatua en lo alto de Corcovado. Sin embargo, la iglesia no consiguió reunir todo el dinero hasta el año 1921, año en el que comenzó la construcción. Las obras tardaron 10 años, pero el resultado mereció la pena. Hay pocas estatuas que le puedan hacer sombra.

Atardecer en el Cristo Redentor

Brasil

Rio de Janeiro

“El Cristo Redentor se construyó en Francia con bloques de arcilla y pesa 1145 toneladas.”

Desde París hasta Río

El nombre portugués de la estatua es Cristo Redentor. Esta sólida estatua, de 28 metros de ancho, fue diseñada por el ingeniero Heitor da Silva Costa. El escultor franco-polaco Paul Landowski elaboró la estatua en París con bloques de arcilla que se utilizarían en Río para crear un molde donde verter el hormigón.

Pasee o coja el ascensor

Para llegar a la estatua fácilmente, puede coger un taxi o un tranvía hasta los pies de Corcovado. Aquellos visitantes que se encuentren en forma pueden subir los 222 escalones, o coger el ascensor. La vista es imponente: desde allí puede admirar el Pan de Azúcar, las favelas, el centro de Río y las nacaradas playas. Ya sabe por qué Cristo se situó aquí.

El Cristo Redentor se erige sobre la montaña

Una taza de café en el parque

Tras visitar el Cristo Redentor, haga una parada en la parte baja de la montaña para visitar el Parque Lage. El parque recibe su nombre por el rico industrialista Henrique Lage, que a principios del siglo XX vivía en esta hermosa mansión con su mujer, la cantante Gabriela Bezanzoni. En la década de los 60, el parque se abrió al público. Agradecerá pasear por el bosque subtropical del parque, lejos de las multitudes de la estatua. Si le apetece una taza de café brasileño bien fuerte, diríjase a la cafetería que se encuentra dentro de la mansión de Henrique.

La mansión de Henrique Lage

Más sobre Rio de Janeiro

Volver arriba
  • www.airfrance.com
  • www.skyteam.com