Al visitar KLM.com, usted acepta la utilización de cookies. Siga leyendo sobre las cookies.

El Museo Guggenheim

El Museo Guggenheim de Nueva York se inauguró en el año 1959, y su diseño fue objeto de polémica. Este redondo edificio era totalmente diferente a lo que se había visto en la ciudad hasta entonces. En la actualidad el Guggenheim de Nueva York es uno de los museos más importantes del mundo, por su ubicación, singular arquitectura y colección de arte, entre otras cosas.

Solomon R. Guggenheim fue el encargado de crear la colección, ayudado por Hilla Rebay, su consejera de arte. También fundó la Fundación Solomon R. Guggenheim con el objetivo de promocionar el arte moderno. De este modo, su obra sigue vigente tras su fallecimiento. El museo Guggenheim de Nueva York fue el primero de varios museos con el mismo nombre. En la actualidad hay otros 4 museos Guggenheim: en Venecia, Bilbao, Berlín y Abu Dhabi. Sin embargo, únicamente el museo de Nueva York rezuma la rica historia de este especial grupo de museos.

El museo redondo de la Quinta Avenida

Obra de arte arquitectónica

Las líneas orgánicas del museo contrastan intensamente con los rectangulares rascacielos de la Quinta Avenida. Por su característica forma redonda, el edificio ha adquirido el sobrenombre de “taza de té”. El arquitecto americano Frank Lloyd Wright fue el encargado de diseñar el edificio en 1943. Wright, que no era un apasionado de Manhattan, quería crear paz y amplitud con su museo. Una de sus técnicas era doblar el ancho de la acera del edificio. Durante todo el año, la gente se sienta en el muro bajo de la parte delantera del museo para comer. El museo fue la obra cumbre de Wright, pero lamentablemente no vio cómo se completaba el proyecto, porque falleció 6 meses antes de que se inaugurase en 1959.

Un insólito interior

El Guggenheim es igual de impresionante por dentro como por fuera. Todo es redondo, y los visitantes pueden recorrerlo de arriba abajo a través de una planta en forma de espiral y de este modo admirar esta obra de arte… ¡única! Sin embargo, el edificio esconde características de diseño más sofisticadas: el techo de la entrada se construyó tan bajo de forma deliberada. De este modo, la espiral del museo (con un tragaluz en el techo) parece más larga y alta de lo que verdaderamente es. Se trata de una ilusión óptica.

El Guggenheim desde abajo
El techo del Museo Guggenheim

Grandes maestros

La colección del Guggenheim esconde auténticas obras de arte. Incluye la mayor colección del mundo de obras del artista ruso Kandinsky, con casi 100 pinturas y 60 obras en papel. Muchas obras del Guggenheim son fruto de donaciones. En 1976, Justin K. Thannhauser, uno de los mayores coleccionistas de arte moderno del mundo donó al museo obras de Paul Cézanne, Edgar Degas, Picasso, Vincent van Gogh entre otros.

Una visita al parque

No es mera coincidencia que el Guggenheim, con sus formas orgánicas, se construyese cerca de un parque. El arquitecto se esmeró en el diseño para asegurarse de que el museo estaría en consonancia con el entorno natural que le rodeaba. El propio edificio es una obra de arte. Después de visitarlo, diríjase al cercano Central Park y pasee por el lago.

La “taza de té” cerca de Central Park

Créditos de fotos

Más sobre Nueva York

Volver arriba
  • www.airfrance.com
  • www.skyteam.com