KLM uses cookies.

KLM’s websites use cookies and similar technologies. KLM uses functional cookies to ensure that the websites operate properly and analytic cookies to make your user experience optimal. Third parties place marketing and other cookies on the websites to display personalised advertisements for you. These third parties may monitor your internet behaviour through these cookies. By clicking ‘agree’ next to this or by continuing to use this website, you thereby give consent for the placement of these cookies. If you would like to know more about cookies or adjusting your cookie settings, please read KLM’s cookie policy.

Parece que su buscador no está actualizado.
Para utilizar de forma segura todas las características de KLM.com, le aconsejamos actualizar su buscador o elegir otro distinto. Si continúa con esta versión, algunas páginas del sitio web no se mostrarán correctamente o no lo harán en absoluto. Además, la seguridad de su información personal estará mejor salvaguardada con un buscador actualizado.

 

Una mancha artística de color azul

Cuando en el año 2003 Graz fue elegida como la Capital Cultural de Europa, abrió un museo altamente excepcional en la orilla derecha del río Mura: la Kunsthaus de Graz. El edificio hiper-moderno contrasta considerablemente con su entorno histórico de alrededor, pero a pesar de ello forma un admirado complemento al horizonte de tejados rojos. Las exposiciones del museo se encuentran totalmente consagradas al arte contemporáneo.

El museo reúne bajo el mismo techo numerosas formas artísticas diferentes: desde arquitectura y diseño hasta fotografía y nuevos medios de comunicación. Puesto que el museo no dispone de una colección propia o de exposiciones permanentes, cada visita puede ofrecer una imagen completamente nueva. De hecho, sí que existe algo permanente: el mismo edificio de gran peculiaridad. Al particular exterior, que con sus curvas y bultos excéntricos se diferencia considerablemente de la arquitectura de su entorno, se le denomina popularmente como «el amable extraterrestre».

La gallina en corral ajeno
La gallina en corral ajeno

Graz

Grandes píxeles

Uno de los aspectos que más llama la atención del edificio es su fachada BIX de 900 metros cuadrados. El nombre de BIX viene de la unión de las palabras en inglés «big» y «píxel», y hace referencia a los 930 anillos de lámparas que se instalaron en la fachada. Éstas se controlan por un ordenador y, así como los píxeles de una pantalla de ordenador, pueden reproducir imágenes simples y animaciones. El efecto puede apreciarse desde todos los ángulos.

La llamativa fachada BIX

Blob extraterrestre

El edificio innovador fue diseñado por los arquitectos londinenses Peter Cook y Colin Fournier. Desde el exterior recuerda a una mancha azul. El característico aspecto de «extraterrestre» es un ejemplo de la llamada arquitectura Blob, un estilo que es posible gracias al desarrollo de técnicas de diseño digital. En su interior, junto con los 11 mil metros cuadrados de espacio expositivo, la cafetería y el salón de medios digitales también son dos destinos populares.

Arquitectura Blob
Extraterrestres, pero amables

Barrio creativo

Graz es una auténtica ciudad universitaria, contando aproximadamente con 50 000 estudiantes de una población total de 300 000 habitantes. La joven dinámica que esto último implica, fue una de las razones por las que Graz fue nombrada la Capital Cultural de Europa en el año 2003. Se trata del mismo año en el que la Kunsthaus Graz abrió sus puertas, como parte de las extensas renovaciones urbanas que tuvieron lugar en el distrito de Lend, en sus alrededores. Antiguamente, este barrio obrero en la orilla oeste del Mura apenas llamaba la atención, pero se le conocía por ser el barrio joven y creativo de la ciudad, lleno de cafeterías, tiendas de diseño y modernos restaurantes.

Terraza en Lendplatz

Créditos de fotos

  • Terraza en Lendplatz: Harry Schiffer / Graz Tourismus