KLM uses cookies.

KLM’s websites use cookies and similar technologies. KLM uses functional cookies to ensure that the websites operate properly and analytic cookies to make your user experience optimal. Third parties place marketing and other cookies on the websites to display personalised advertisements for you. These third parties may monitor your internet behaviour through these cookies. By clicking ‘agree’ next to this or by continuing to use this website, you thereby give consent for the placement of these cookies. If you would like to know more about cookies or adjusting your cookie settings, please read KLM’s cookie policy.

Parece que su buscador no está actualizado.
Para utilizar de forma segura todas las características de KLM.com, le aconsejamos actualizar su buscador o elegir otro distinto. Si continúa con esta versión, algunas páginas del sitio web no se mostrarán correctamente o no lo harán en absoluto. Además, la seguridad de su información personal estará mejor salvaguardada con un buscador actualizado.

 

El centro histórico de la ciudad

La rica historia de Lima se concentra en el centro histórico de la ciudad, conocida por los limeños como el Cercado de Lima. La arquitectura se compone de una interesante colección de basílicas, conventos, casas y plazas del siglo XVI. Esta herencia cultural única, ubicada a orillas del río Rimac, ha sido declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

Francisco Pizarro fundó la Ciudad de los Reyes en 1535. El nombre no llegó a fijarse, pero la ciudad se convirtió en el centro de América del Sur. Durante 3 siglos, Lima fue la capital política, religiosa y económica del Nuevo Mundo, así como el hogar del virrey. Varias autoridades se establecieron en la ciudad, aunque pronto les siguieron las iglesias, los conventos, las mansiones, los puentes y las plazas. Estos impresionantes ejemplos de arquitectura colonial nos trasladan a una época pasada.

El Monasterio de San Francisco

Museo de arquitectura al aire libre

A una parte del centro histórico de Lima se le conoce también como el «Damero de Pizarro». Recibe este nombre porque sus calles se construyeron siguiendo un plano rectilíneo. El espacio es muy compacto y, desde la Plaza Mayor, antigua Plaza de Armas, la mayoría de los monumentos están a poca distancia caminando. Eche un vistazo a la Casa de Aliaga, la casa colonial más antigua de la ciudad y, probablemente, de toda América del Sur. Visite también el Palacio Torre Tagle, la actual sede del Ministerio de Asuntos Exteriores.



Una de las atracciones turísticas más impresionantes es el complejo monástico de San Francisco, formado por 3 iglesias, 5 monasterios, una biblioteca y varias criptas. En un tour de 45 minutos, un guía le llevará por los impresionantes edificios y su interior clásico, decorado con frescos, cuadros, esculturas de madera, miles de libros antiguos encuadernados en cuero y una colección de arte digna de admirar. Lo más destacado de la visita son las criptas, que hasta comienzos del siglo XIX fueron el cementerio de Lima. Aquí descansan los restos de más de 15.000 personas.

El famoso balcón

Los preciosos balcones de madera no pasarán desapercibidos mientras recorre los distintos monumentos de la zona histórica de Lima. Algunos de los ejemplos más famosos se encuentran en la fachada del Palacio Arzobispal y en los balcones de la Casa de Pilatos, de la Casa del Oidor y de la Casa Negreiros. Como los balcones son característicos de la arquitectura colonial, la ciudad ha animado a sus habitantes a que adopten alguno. De este modo, se aseguran de que los balcones se mantengan correctamente y se preserven como un monumento histórico y cultural.

+ Leer más

Los balcones del Palacio Arzobispal
Lima, la Ciudad de los Reyes

Lima sigue siendo Lima

Incluso antes de la llegada de Francisco Pizarro, el asentamiento a orillas del río recibía el nombre de Lima. Nadie sabe con certeza cuál es el origen de su nombre. Es probable que proceda del aymara, la lengua local, en la que «lima-limaq» significa flor amarilla. El origen también podría proceder de la palabra quechua «rimaq». Rimaq significa «orador» y los españoles lo pronunciaban como «limaq». Aunque Pizarro bautizó a la ciudad con el prometedor nombre de Ciudad de los Reyes, la gente continuó llamándola Lima.