KLM uses cookies.

KLM’s websites use cookies and similar technologies. KLM uses functional cookies to ensure that the websites operate properly and analytic cookies to make your user experience optimal. Third parties place marketing and other cookies on the websites to display personalised advertisements for you. These third parties may monitor your internet behaviour through these cookies. By clicking ‘agree’ next to this or by continuing to use this website, you thereby give consent for the placement of these cookies. If you would like to know more about cookies or adjusting your cookie settings, please read KLM’s cookie policy.

Parece que su buscador no está actualizado.
Para utilizar de forma segura todas las características de KLM.com, le aconsejamos actualizar su buscador o elegir otro distinto. Si continúa con esta versión, algunas páginas del sitio web no se mostrarán correctamente o no lo harán en absoluto. Además, la seguridad de su información personal estará mejor salvaguardada con un buscador actualizado.

 

La ópera: un témpano reluciente

Tenía que ser uno de los edificios emblemáticos de Europa, que estuviese a la par del Museo Guggenheim de Bilbao, de la Embajada de los Países Bajos en Berlín y de la Ciudad de las Artes de Valencia. Y eso fue exactamente lo que sucedió. Den Norske Opera & Ballett parece que flota sobre el fiordo de Oslo, como si de un témpano de hielo reluciente se tratara. Es la única ópera de todo el mundo en la que uno puede subirse al tejado.

Oslo se está reinventando a sí misma. Desde lo alto del tejado de la ópera podrá ver grúas y excavaciones por todas partes. Al lado de la estación de trenes central de la ciudad, la zona del puerto, que siempre está abarrotada, está siendo renovada para convertirse en un segundo centro, con apartamentos, oficinas, tiendas, hoteles y locales culturales. Asimismo, también están creando un paseo con vistas al mar para pasear, montar en patinete e ir de compras. Está previsto que esta ambiciosa reestructuración finalice en 2020. La pieza principal fue inaugurada en 2008: una ópera de 600 millones de euros.

Como un témpano a la deriva sobre el fiordo de Oslo

Se calcula que la construcción de la ópera ha costado 1000 euros a cada residente, lo cual es una cantidad desorbitada a ojos de muchos de sus habitantes en tiempos de crisis. Pero ahora que la construcción del edificio diseñado por el estudio de arquitectura Snøhetta ya ha finalizado, las protestas se han desvanecido y la mayoría de la gente se siente orgullosa.  Este caótico edificio de cristal, hecho con aluminio tratado, mármol blanco y granito verde, simula ser un témpano reluciente sobre el agua. La imagen es más nítida en invierno, cuando los techos inclinados se cubren de nieve y la ópera-témpano se mezcla con el hielo del fiordo de Oslo.


Es probable que la curiosa fachada exterior sea el aspecto más original del edificio, aunque no se escatimó tampoco en la decoración interior. Las superficies ondulantes, construidas con madera de roble rubio, cubren el vestíbulo y los auditorios; el ropero está recubierto por un cristal geométrico troquelado y parece como si la enorme cortina que cae sobre el escenario  – con 1350 butacas – estuviese hecha con papel de aluminio arrugado. El vestíbulo y el tejado están abiertos al público. Las visitas guiadas tienen lugar en inglés los lunes, miércoles, viernes y domingos a las 13:00, y los sábados a mediodía.

“La ópera, de cristal y mármol, parece un témpano de hielo reluciente sobre el agua”

Desde la azotea de la Ópera

Una noche en la ópera

Este edificio exquisito es uno de los destinos más populares para salir por la noche. Cada año, organiza cerca de 300 actuaciones. Aquí tiene su sede el Den Norske Opera & Ballet, cuyas últimas representaciones son, entre otras, el «Don Giovanni» de Mozart y «El Lago de los Cisnes», de Tchaikovsky. Asimismo, aquí también han dado conciertos orquestas sinfónicas de renombre, como la Berliner Philarmoniker y la Koninklijk Concertgebouworkest. Cada una de las actuaciones en el auditorio principal incluye una representación de introducción gratuita. Las entradas cuestan desde 12 euros, para las localidades de pie, hasta 120, para las butacas de primera fila, y se pueden adquirir en la ventanilla o en línea en www.operaen.no.

En el vestíbulo se dan cita el mármol, la madera y el cristal

Créditos de fotos

  • En el vestíbulo se dan cita el mármol, la madera y el cristal: Ron Ellis, Shutterstock