KLM uses cookies.

KLM’s websites use cookies and similar technologies. KLM uses functional cookies to ensure that the websites operate properly and analytic cookies to make your user experience optimal. Third parties place marketing and other cookies on the websites to display personalised advertisements for you. These third parties may monitor your internet behaviour through these cookies. By clicking ‘agree’ next to this or by continuing to use this website, you thereby give consent for the placement of these cookies. If you would like to know more about cookies or adjusting your cookie settings, please read KLM’s cookie policy.

Parece que su buscador no está actualizado.
Para utilizar de forma segura todas las características de KLM.com, le aconsejamos actualizar su buscador o elegir otro distinto. Si continúa con esta versión, algunas páginas del sitio web no se mostrarán correctamente o no lo harán en absoluto. Además, la seguridad de su información personal estará mejor salvaguardada con un buscador actualizado.

 

Crucero fluvial por el Moldava

El amor cobra vida en Praga, una ciudad de callejuelas medievales, intrincadas iglesias y vistas idílicas sobre el río Moldava. El famoso compositor checo Smetana creó una oda sinfónica al imponente río que se abre paso por Bohemia y divide Praga en dos.

Es cierto que el puente de Carlos brinda unas espléndidas vistas sobre el río Moldava, pero para disfrutar de una experiencia más romántica de Praga, hay que ver la ciudad desde el propio río. No dude en tomar un crucero fluvial para ver pasar lentamente el paisaje urbano desde él. Las orillas son una sucesión de almacenes de colores pastel contra las agujas de las iglesias que sobresalen entre los tejados naranjas. Por la noche, el agua refleja las luces de la ciudad y el castillo se levanta imponente en el oeste. Para pasar una experiencia inolvidable sólo falta un poco de jazz y una cena a la luz de las velas.

Cena romántica en el Moldava

Aunque un placentero recorrido por el río durante el día es una experiencia agradable, un crucero nocturno es mucho más íntimo. Varios de los operadores emplean maravillosos barcos de vela antiguos con candelabros clásicos para iluminar su interior de madera. Cuanto menores sean los barcos, más personal será el ambiente. Si el crucero incluye jazz y cena podrá disfrutar de un trayecto más romántico, e incluso quizás un pequeño baile a la luz de la luna. La experiencia valdrá definitivamente la pena. Elija lo que elija, no faltará en ninguno de los cruceros la espectacular vista de la ciudad.

Muchos de los monumentos de Praga se encuentran junto al río, tanto en Staré Město (Ciudad Vieja) como en Malá Strana (Ciudad Pequeña). La cumbre de la colina está ocupada por el grandioso castillo de Praga, cuya impresionante silueta no suele quedar nunca fuera del campo de visión. Desde la Edad Media, esta fortaleza siempre ha sido la residencia de los reyes de Bohemia y actualmente lo es de los presidentes de la República Checa. Al sur de Nové Město (Ciudad Nueva) se encuentran las ruinas de otra fortaleza, Vyšehrad, que incluyen los restos de las viejas murallas del castillo y las agujas gemelas de la catedral neogótica de San Pedro y San Pablo.

Vistas nocturnas de la ciudad

Los puentes de Praga

Hay más de 18 puentes sobre el río Moldava en Praga. Los cruceros fluviales pasan naturalmente por el famoso Puente de Carlos, el más antiguo de la ciudad. Treinta estatuas barrocas decoran ambos lados del puente y se presentan ante los visitantes en una perspectiva extraordinaria cuando acceden por las puertas góticas. El segundo puente de Praga fue el Puente de las Legiones, que atraviesa en parte la isla de Střelecký. Su nombre recuerda a las legiones checoslovacas que lucharon por la independencia en la Primera Guerra Mundial, y se encuentra junto al impresionante Teatro Nacional con su reluciente tejado dorado.
Puente de Carlos

Créditos de fotos

  • Vistas nocturnas de la ciudad: Alex Ki, Flickr