KLM uses cookies.

KLM’s websites use cookies and similar technologies. KLM uses functional cookies to ensure that the websites operate properly and analytic cookies to make your user experience optimal. Third parties place marketing and other cookies on the websites to display personalised advertisements for you. These third parties may monitor your internet behaviour through these cookies. By clicking ‘agree’ next to this or by continuing to use this website, you thereby give consent for the placement of these cookies. If you would like to know more about cookies or adjusting your cookie settings, please read KLM’s cookie policy.

Parece que su buscador no está actualizado.
Para utilizar de forma segura todas las características de KLM.com, le aconsejamos actualizar su buscador o elegir otro distinto. Si continúa con esta versión, algunas páginas del sitio web no se mostrarán correctamente o no lo harán en absoluto. Además, la seguridad de su información personal estará mejor salvaguardada con un buscador actualizado.

 

Una catedral única hecha de madera

La Catedral de San Pedro y San Pablo es una de las perlas del centro histórico de Paramaribo. Desde el umbral a la torre, toda la construcción está hecha de madera. Se trata de una de las dos catedrales de madera más grandes de Sudamérica. Gracias a la restauración realizada recientemente, esta fachada, pintada de amarillo y azul grisáceo, es tan brillante como solía ser. Entrar aquí es toda una experiencia.

Registrará olfativa y visualmente las primeras impresiones de la esbelta Catedral de San Pedro y San Pablo. Tras entrar, un maravilloso aroma a especias y almizcle le dará la bienvenida. Cuando se construyó la catedral entre 1883 y 1885, no había fábricas de ladrillo en la arcillosa Surinam. Sin embargo, la jungla facilitaba mucha madera. Esto ha dado a la iglesia no solo un olor característico, sino también una acústica y un ambiente especialmente cálido.

Madera de cedro y tallas de madera adornadas

La fachada y los pilares de la iglesia están hechos de la Greenheart surinamesa, una madera especialmente resistente y duradera que es prácticamente indestructible. Para aportar más volumen a los esbeltos troncos de este árbol, los pilares de la iglesia se han envuelto en madera de cedro inacabada. El resto del interior de la iglesia también se construyó en cedro marrón rojizo. Esta madera, de aspecto tropical, combina a la perfección con los estilos arquitectónicos europeos. Los redondos arcos y el soportal son de estilo neorrománico, mientras que las dos altas torres son neogóticas. Las decorativas tallas de madera de la catedral son locales: las formas ornamentales de los capitales y arcos fueron talladas por ebanistas criollos libres. Esto es único, ya que la esclavitud en Surinam sólo se abolió en 1863, poco antes de la construcción de la iglesia. Los sacerdotes aprovecharon esta oportunidad para hacer la iglesia más atractiva a la creciente comunidad de esclavos libres.

El hermoso interior de la iglesia

De catedral a basílica

A finales del último siglo, la condición en la que se encontraba la catedral no era la misma que la actual. Tras un fallido intento de restauración, la iglesia comenzó a inclinarse poco a poco y la fachada comenzó a desconcharse. Cuando se encontraron las termitas y bacterias de la madera, se cerró la catedral, y permaneció así durante 20 años. En 2010 se finalizaron los intensos trabajos de restauración, que duraron 5 años. Desde entonces, la catedral de madera se encuentra en un estado excepcional. Si mira detenidamente la madera más oscura y más clara del techo, verá las nuevas vigas. En 2014, el Papa Francisco le concedió el mayor título honorario que se puede conceder a una construcción católica: la catedral de madera pasó a ser una basílica.

La catedral en Henck Arronstraat

Santo sacerdote

La Catedral de San Pedro y San Pablo es un importante lugar de peregrinación para los surinameses católicos, un 20% de la población. En una capilla lateral se encuentra la tumba del sacerdote beatificado Peerke Donders (1809-1887). Este misionero holandés dedicó una gran parte de su vida a cuidar a los leprosos de Batavia, una colonia de leprosos al oeste de Paramaribo, donde vivían en condiciones miserables.

Créditos de fotos

  • El hermoso interior de la iglesia: David Stanley, Flickr
  • La catedral en Henck Arronstraat: Bart van Poll, Flickr