KLM uses cookies.

KLM’s websites use cookies and similar technologies. KLM uses functional cookies to ensure that the websites operate properly and analytic cookies to make your user experience optimal. Third parties place marketing and other cookies on the websites to display personalised advertisements for you. These third parties may monitor your internet behaviour through these cookies. By clicking ‘agree’ next to this or by continuing to use this website, you thereby give consent for the placement of these cookies. If you would like to know more about cookies or adjusting your cookie settings, please read KLM’s cookie policy.

Parece que su buscador no está actualizado.
Para utilizar de forma segura todas las características de KLM.com, le aconsejamos actualizar su buscador o elegir otro distinto. Si continúa con esta versión, algunas páginas del sitio web no se mostrarán correctamente o no lo harán en absoluto. Además, la seguridad de su información personal estará mejor salvaguardada con un buscador actualizado.

 

Disfrute de Venecia desde el agua

Lo mejor del romance veneciano: explore los canales en góndola mientras el gondolero canta “O sole mio”. Un paseo de menos de una hora en góndola puede llegar fácilmente a costarle 100 euros. Sin embargo, existen otras opciones para admirar el Palacio Ducal y el Puente de Rialto desde el agua sin arruinarse. Aquí encontrará tres alternativas más económicas que el famoso paseo en góndola.

Para aquellos que no quieran prescindir del paseo en góndola, es bueno tener en cuenta que no es posible negociar el precio. Todos los gondoleros son miembros de la Asociación de Gondoleros, que determina las tarifas fijadas: un paseo de 40 minutos en góndola durante el día tiene un coste de 80 euros y por la noche asciende a 100. Solo es posible negociar la duración del recorrido: pague menos y tendrá un recorrido más corto. El precio solo descenderá significativamente si decide compartir la góndola: un paseo para dos personas es evidentemente muy romántico, pero cada góndola tiene espacio para seis personas y el precio del viaje será el mismo.

Venecia en góndola: romanticismo de lujo
Venecia en góndola: romanticismo de lujo

Venecia

Cruzar en traghetto: 2 euros

La góndola ecónomica: Venecia en traghetto

En el resto de Italia, un “traghetto” hace referencia a un ferry, pero en Venecia es diferente. El ajetreado Gran Canal separa los vecindarios de mayor actividad, y además del famoso Puente de Rialto hay pocos puentes más. En lugar de tener que cruzar por Puente de Rialto, existen unas góndolas de mayor tamaño (traghettos) con gondoleros que reman de un lado al otro del canal entre las dos orillas. Encontrará siete puntos estratégicos donde embarcar en traghetto y cada barca puede llevar a un máximo de 12 pasajeros. El trayecto tarda solo unos minutos y un billete de ida cuesta solo 2 euros.

De isla en isla: Venecia en vaporetto

En una ciudad dividida en 117 islas, tiene sentido que el transporte público más común sea por agua. El “vaporetto”, o el autobús acuático, le llevará a donde quiera. La línea 1 hace un recorrido zigzagueante de subida y bajada por el Gran Canal. La línea 82 ofrece un servicio exprés de la misma ruta. Otras líneas le llevarán a las islas circundantes como Burano, Murano y Lido. Los vaporetti navegan con un horario fijo que puede consultarse en las paradas y en

www.actv.it

. Un billete de ida tiene un coste de 7 euros y es habitualmente más rentable comprar una tarjeta de transporte para todo el día o una semana completa.

Burano, una isla de color
Disfrute por su cuenta de los canales venecianos

Por su cuenta: Venecia en toppetta

También puede aventurarse en solitario por los canales venecianos. En Giampietro Brussa (

www.brussaisboat.it

), cerca de la estación de tren de Cannaregio, puede alquilar una “toppetta” por 150 euros al día, incluyendo combustible. Estos barcos abiertos tradicionales no son lujosos, pero tienen la placa de permiso veneciano, por lo que tienen permitido navegar por la laguna y el Gran Canal. No es necesario contar con permiso de navegación, pero dado el ajetreado tráfico de los canales puede ser peligroso navegar sin ninguna experiencia previa. Las toppette también pueden alquilarse con conductor.