KLM uses cookies.

KLM’s websites use cookies and similar technologies. KLM uses functional cookies to ensure that the websites operate properly and analytic cookies to make your user experience optimal. Third parties place marketing and other cookies on the websites to display personalised advertisements for you. These third parties may monitor your internet behaviour through these cookies. By clicking ‘agree’ next to this or by continuing to use this website, you thereby give consent for the placement of these cookies. If you would like to know more about cookies or adjusting your cookie settings, please read KLM’s cookie policy.

Parece que su buscador no está actualizado.
Para utilizar de forma segura todas las características de KLM.com, le aconsejamos actualizar su buscador o elegir otro distinto. Si continúa con esta versión, algunas páginas del sitio web no se mostrarán correctamente o no lo harán en absoluto. Además, la seguridad de su información personal estará mejor salvaguardada con un buscador actualizado.

 

Akershus: una fortaleza ufana en el fiordo de Oslo

La fortaleza de Akershus, en una posición privilegiada sobre el fiordo de Oslo, veló por la seguridad del rey Håkon V y de sus vasallos noruegos en la Edad Media. Akershus sigue siendo una base militar, y eso explica por qué hay adolescentes que patrullan con plumas gruesas en la cabeza. La fortaleza está abierta al público. Los turistas extranjeros se adentrarán en la historia de la región, mientras que los habitantes de la zona simplemente disfrutarán de un paseo.

Es como si el ayuntamiento de estilo modernista, en el que se entrega el Nobel de la Paz cada año, quisiese robarle el protagonismo a Olso, aunque a esta competición se ha sumado un contrincante perturbador y ultramoderno: la Ópera. Sin embargo, la ufana fortaleza de Akershus se erige sobre el skyline del fiordo de Oslo desde hace 700 años. Su construcción comenzó en 1299 con el objetivo de repeler las invasiones de la bélica Suecia. Ahora su labor es mucho más pacifista; por ella pasean los habitantes de la zona con sus perros y los turistas contemplan las vistas del puerto. Aquí también se organizan conciertos al aire libre.

De bastión medieval a palacio renacentista

Los edificios angulares y las torres cuadradas de muros almenados de varios metros de espesor son totalmente medievales, aunque en el interior la fortaleza es menos rígida. Después de todas las invasiones infructuosas, con cañonazos incluidos, llegaron tiempos más apacibles. El rey Cristiano IV aprovechó la ocasión para transformar el castillo en un palacio renacentista, con salones de baile majestuosos.


Este recinto, que ahora se extiende más allá de los muros de la fortaleza, conserva los barracones militares y es la sede del Ministerio de Defensa. Cuando no hay visitas estatales, ceremonias militares o eventos oficiales, los visitantes pueden recorrer las mazmorras, habitaciones reales y la capilla del castillo. También es posible realizar el recorrido con una audioguía, aunque si lo que quiere es conocer la historia de esta fortaleza de 700 años, es mejor que reserve una visita guiada.

Vegetación alrededor de Akershus

De picnic en un campo de ajusticiamiento

Aunque ahora es uno de los lugares más populares para quedar, se derramó mucha sangre dentro y alrededor de la fortaleza durante años. En la Segunda Guerra Mundial, los escuadrones de artificieros nazis ejecutaron a la resistencia noruega y los colaboradores corrieron la misma suerte después de la guerra. Nunca se sabe. Los muros de la fortaleza, cubiertos de musgo, son el lugar ideal para dar un paseo o hacer un picnic mientras disfruta de las vistas del puerto y de la ciudad. Se pueden visitar dos museos. En verano puede tomar un café, sándwich o cerveza helada en la cafetería exterior.

“Durante la Segunda Guerra Mundial, la resistencia noruega fue ejecutada aquí; después de la guerra, los colaboradores corrieron la misma suerte.”