KLM uses cookies.

KLM’s websites use cookies and similar technologies. KLM uses functional cookies to ensure that the websites operate properly and analytic cookies to make your user experience optimal. Third parties place marketing and other cookies on the websites to display personalised advertisements for you. These third parties may monitor your internet behaviour through these cookies. By clicking ‘agree’ next to this or by continuing to use this website, you thereby give consent for the placement of these cookies. If you would like to know more about cookies or adjusting your cookie settings, please read KLM’s cookie policy.

Parece que su buscador no está actualizado.
Para utilizar de forma segura todas las características de KLM.com, le aconsejamos actualizar su buscador o elegir otro distinto. Si continúa con esta versión, algunas páginas del sitio web no se mostrarán correctamente o no lo harán en absoluto. Además, la seguridad de su información personal estará mejor salvaguardada con un buscador actualizado.

 

Un palacio astronómico

A un par de kilómetros a las afueras del centro de Graz se encuentra el extenso castillo de Eggenberg, rodeado de lujosos jardines. En el siglo XVII, era la residencia en la que se alojaban los miembros del poderoso Ducado de Estiria. En nuestros días, el castillo es considerado como uno de los mayores tesoros austríacos de la arquitectura barroca. Atrae a un elevado número de visitas con exposiciones de la colección del Museo Universal Joanneum.

Todo comenzó con el príncipe Hans Ulrich von Eggenberg, que en el año 1625 encargó la construcción del palacio. El arquitecto italiano que nombró para ello, elaboró en el proyecto arquitectónico una representación simbólica del universo. En la actualidad, la planta baja se utiliza para las exposiciones, pero las 24 salas del piso noble se han conservado de forma intacta. De ellas, la habitación planetaria es la más imponente. El pintor de la corte, Hans Adam Weissenkircher, dotó al techo de varios paneles de gran tamaño. Con ellos, elevó a los cielos a la familia Eggenberg casi de forma literal, con numerosas referencias a la astrología, la numerología y la mitología.

Se rodeó al castillo con lujosos jardines.
Se rodeó al castillo con lujosos jardines.

Graz

Una fría cápsula del tiempo

El hecho de que el castillo de Eggenberg forme parte de la lista del Patrimonio Mundial de la UNESCO, se debe en gran parte a una casualidad especial. Después de que en el año 1717 el último príncipe de Eggenberg falleciera de apendicitis a temprana edad, la rica familia perdió rápidamente su fortuna. El palacio cayó en decadencia, y únicamente se conservaron las pinturas del techo y el estucado barroco. Durante el siglo XIX el palacio apenas estuvo habitado, poniéndose el énfasis en los jardines.


Durante un largo siglo, las habitaciones del piso noble permanecieron inhabitadas, sin iluminar y sin calentar. Incluso en el siglo XX la instalación de electricidad parecía ser una tarea altamente costosa. Pero no hay mal que por bien no venga: en el año 1953 se llegó a la conclusión de que esta había sido la salvación de las obras de arte. Si se hubiera calentado el edificio, las pinturas se habrían perdido hace ya mucho tiempo debido a la diferencia de temperatura entre el techo y la fría buhardilla de arriba. Si bien es cierto que la oscuridad y el frío no son condiciones agradables para los visitantes, éstas aportan el clima ideal para el mantenimiento de pinturas de dicho calibre. Desde entonces, las habitaciones se encuentran cerradas al público durante el invierno.

La Habitación Planetaria
El palacio barroco se encuentra situado al oeste de Graz

Jardines románticos

El parque de los alrededores del castillo es una especie de cuadro viviente, con la banda sonora del sonido de los pavos reales. En el siglo XIX, el conde Johann Hieronymus von Herberstein y su esposa Marie Henriette sustituyeron la antigua arquitectura de jardín barroca por lujosos jardines ingleses, que eran la moda predominante de ese entonces. Aunque durante el siglo XX el parque cayó en desuso, se está restaurando poco a poco desde finales de los años 90. En el año 2008, se volvió a abrir su principal atractivo: el jardín de rosas. Durante el mes de junio de cada año, miles de rosas se abren al mismo tiempo desde sus nudos del tallo.

En los jardines se puede escuchar el sonido de los pavos reales

Créditos de fotos

  • El palacio barroco se encuentra situado al oeste de Graz: Harry Schiffer / Graz Tourismus
  • En los jardines se puede escuchar el sonido de los pavos reales: Flickr: Denis Mau