KLM uses cookies.

KLM’s websites use cookies and similar technologies. KLM uses functional cookies to ensure that the websites operate properly and analytic cookies to make your user experience optimal. Third parties place marketing and other cookies on the websites to display personalised advertisements for you. These third parties may monitor your internet behaviour through these cookies. By clicking ‘agree’ next to this or by continuing to use this website, you thereby give consent for the placement of these cookies. If you would like to know more about cookies or adjusting your cookie settings, please read KLM’s cookie policy.

Parece que su buscador no está actualizado.
Para utilizar de forma segura todas las características de KLM.com, le aconsejamos actualizar su buscador o elegir otro distinto. Si continúa con esta versión, algunas páginas del sitio web no se mostrarán correctamente o no lo harán en absoluto. Además, la seguridad de su información personal estará mejor salvaguardada con un buscador actualizado.

 

Una gesta arquitectónica

Hagia Sophia, «el templo de la santa sabiduría», se erige ufana en lo alto de una colina, en el casco antiguo de Estambul. Al principio, esta impresionante estructura era una iglesia, pero más adelante se convirtió en una mezquita y, desde 1935, es un museo. Sin embargo, Hagia Sophia es más conocida por ser una espectacular muestra arquitectónica. En el año 532, se encomendó a un grupo de arquitectos la misión de construir una iglesia que no tuviese parangón ̶ y vaya si lo consiguieron.

En su día, Hagia Sophia fue una construcción revolucionaria. Marcó el principio de una nueva era para la incipiente arquitectura cristiana. En una época en la que la mayoría de las catedrales tenía forma rectangular, la aparición de una cúpula redonda con un diámetro de más de 30 metros era algo inaudito en el mundo bizantino. Incluso los arquitectos, que acumulaban grandes conocimientos de ingeniería civil, no tenían la seguridad de que este edificio se sostuviera. 20 años más tarde un terremoto provocó la caída de la cúpula, que fue inmediatamente restaurada.

De iglesia a museo profano

Cuando entre en Hagia Sophia necesitará un momento para acostumbrarse a la luz tenue. Durante la restauración, las vidrieras a través de las cuales penetraba la luz natural fueron tapiadas. La iglesia está iluminada con un sinfín de lámparas. Sus famosos mosaicos de cristal y oro titilan al compás de las lámparas.  Estos mosaicos están repartidos por todo el interior. Bajo esta luz, parece que los azulejos se mueven.


Aunque ahora los mosaicos dorados son uno de los principales atractivos artísticos de Hagia Sophia, no siempre han estado a la vista. Hasta 1453, la iglesia, con murales y mosaicos bizantinos, fue una casa de oración cristiana. Sin embargo, cuando Mehmed II conquistó Constantinopla, el edificio se convirtió casi de inmediato en una mezquita. Se retiraron todas las reliquias, se añadieron minaretes, y la cruz de la cúpula fue sustituida por una luna creciente. El nuevo líder ordenó que se cubrieran los murales y mosaicos con yeso blanco. Fue Mustafa Kemal Atatürk, fundador de la Turquía moderna, quien volvió a exponer estas hermosas obras de arte. En 1934, transformó la mezquita en un museo secular y eliminó el yeso, dejando al descubierto otra vez las obras de arte escondidas.


Ahora, los visitantes aún pueden contemplar los restos de la antigua mezquita. La cúpula tiene pasajes del Corán y en la parte posterior del museo hay un “minbar” o púlpito. Hay varios escudos de madera, verdes y enormes, con los nombres sagrados islámicos de Dios, el profeta Mahoma y los cuatro representantes de Dios en la tierra, escritos en letras doradas. Al combinarlos con el arte primigenio cristiano, el edificio se convierte en una pieza única.

+ Leer más

Ver en el mapa

Ayasofya Meydanı

Los mosaicos brillan bajo las luces de Hagia Sophia

La columna de la curación

Son muchas las personas que acuden a la entrada del museo. Hacen cola para la «columna de los deseos», un pilar que parece que transpira. La leyenda, que se remonta a antes del año 1200, cuenta que desde que Gregorio Nacianceno se apareció aquí, la humedad de la columna tiene propiedades curativas. Son muchos los que aún pasean sus dedos sobre la desgastada superficie del pilar. El roce diario de un sinfín de visitantes ha hecho que el cobre brille como si fuese oro.