KLM uses cookies.

KLM’s websites use cookies and similar technologies. KLM uses functional cookies to ensure that the websites operate properly and analytic cookies to make your user experience optimal. Third parties place marketing and other cookies on the websites to display personalised advertisements for you. These third parties may monitor your internet behaviour through these cookies. By clicking ‘agree’ next to this or by continuing to use this website, you thereby give consent for the placement of these cookies. If you would like to know more about cookies or adjusting your cookie settings, please read KLM’s cookie policy.

Parece que su buscador no está actualizado.
Para utilizar de forma segura todas las características de KLM.com, le aconsejamos actualizar su buscador o elegir otro distinto. Si continúa con esta versión, algunas páginas del sitio web no se mostrarán correctamente o no lo harán en absoluto. Además, la seguridad de su información personal estará mejor salvaguardada con un buscador actualizado.

 

Arlington: Memoria estadounidense

El famoso cementerio militar de Arlington se sitúa entre las verdes colinas de Virginia, justo a las afueras de Washington D.C. Con sus interminables filas de lápidas blancas y muchos monumentos de guerra, este es un lugar impresionante y emotivo para una visita. Además de soldados, los restos de algunos políticos estadounidenses famosos, incluyendo al Presidente John F. Kennedy, también descansan aquí.

Desde 1868, Estados Unidos ha recordado a sus héroes de guerra en esta bella ubicación cerca de Washington, al otro lado del Río Potomac. Gran parte de sus 253 hectáreas pertenecieron una vez a la plantación del General Robert E. Lee, el comandante de las fuerzas confederadas en la Guerra Civil Estadounidense. Desde el cementerio en lo alto de la colina pueden apreciarse espectaculares vistas de la capital. A lo lejos, la cúpula del Capitolio de los Estados Unidos y el obelisco del Monumento Washington se alzan sobre la ciudad.

Llama eterna en la tumba de JFK

John y Robert Kennedy

El Cementerio nacional de Arlington cuenta con más de 350.000 tumbas, y aún hoy día siguen celebrándose funerales a diario. Las tumbas más famosas son las de John y Jackie Kennedy, enterrados junto a dos de sus hijos. Una llama eterna arde en honor del presidente asesinado. Igualmente, su hermano, Robert Kennedy, que también murió asesinado, está enterrado aquí. Otra de las tumbas más visitadas de Arlington es aquella del Soldado Desconocido, que se creó tras la Primera Guerra Mundial. Víctimas desconocidas de la Segunda Guerra Mundial y de las guerras de Corea y Vietnam también fueron enterradas aquí. Cerca del fotografiado monumento, se encuentra el anfiteatro de mármol en el que se celebran las ceremonias nacionales conmemorativas.

Enfermeras y astronautas

El cementerio se encuentra dividido en 70 secciones, dedicadas a las diferentes guerras o a soldados con trasfondos específicos. Hay secciones independientes para mujeres soldado y enfermeras militares. También hay una sección en la que se ha enterrado a 4.000 esclavos. La mayoría de los cientos de visitantes que acuden a diario visitan la sección 60: donde desde 2001, se ha enterrado a las víctimas de la guerra contra el terrorismo, incluyendo a los soldados que murieron en Iraq o Afganistán.


La mayoría de las lápidas muestran motivos militares, como la Medalla de Honor, otorgada a aquellos soldados que han mostrado un valor excepcional. Además, hay diversos monumentos en el cementerio que recuerdan emotivos momentos de la historia estadounidense, como la placa conmemorativa de los astronautas que fallecieron en la explosión del Challenger en 1986. También se encuentra allí una gran losa que recuerda a las víctimas del ataque al pentágono del 11 de septiembre, ubicado muy cerca de Arlington.

Filas interminables de lápidas blancas
Ceremonia de cambio de guardia

Cambio de guardia

Desde 1948, el Tercer Régimen de Infantería ha custodiado la Tumba del Soldado Desconocido. Los visitantes del cementerio pueden asistir a la ceremonia de cambio de guardia. Dependiendo de la época del año, se realiza cada hora o cada media hora. El comandante de sustitución inspecciona las armas del nuevo guardia y después dispensa al guardia anterior de su deber. Los tres soldados honran a continuación al Soldado Desconocido antes de que el nuevo guardia tome posición.

Créditos de fotos

  • Ceremonia de cambio de guardia: MISHELLA, Shutterstock