KLM uses cookies.

KLM’s websites use cookies and similar technologies. KLM uses functional cookies to ensure that the websites operate properly and analytic cookies to make your user experience optimal. Third parties place marketing and other cookies on the websites to display personalised advertisements for you. These third parties may monitor your internet behaviour through these cookies. By clicking ‘agree’ next to this or by continuing to use this website, you thereby give consent for the placement of these cookies. If you would like to know more about cookies or adjusting your cookie settings, please read KLM’s cookie policy.

Parece que su buscador no está actualizado.
Para utilizar de forma segura todas las características de KLM.com, le aconsejamos actualizar su buscador o elegir otro distinto. Si continúa con esta versión, algunas páginas del sitio web no se mostrarán correctamente o no lo harán en absoluto. Además, la seguridad de su información personal estará mejor salvaguardada con un buscador actualizado.

 

Arte y catacumbas en el Convento de San Francisco

Iglesias barrocas, elegantes palacios y antiguas catacumbas… el centro histórico de Lima le ofrece un viaje por muchos siglos de historia. Hasta mediados del siglo XVIII, la “Ciudad de los Reyes”, como también se conoce Lima, era el centro del Nuevo Mundo español. Los fastuosos edificios históricos dan fe de este rico periodo de la historia peruana. Uno de los edificios coloniales más bellos es el Convento de San Francisco, un remanso de paz en el corazón de Lima.

Con el paso de los siglos, Lima ha sufrido su parte equitativa de terremotos. Sin embargo, el Convento de San Francisco ha permanecido en pie sin sufrir grandes daños. El edificio religioso más importante de Lima es un gran ejemplo de la arquitectura colonial de Latinoamérica. La iglesia, decorada con oro, la gran biblioteca y la impresionante cúpula morisca son solo algunos de los platos fuertes del convento. Sin embargo una de los atractivos más famosos se encuentra bajo tierra: se trata de las catacumbas.

Cena a base de conejillo de indias

Acceda por la entrada lateral del Convento de San Francisco para apreciar el lujo y el esplendor de la edad dorada española en Perú. Esta iglesia de color ocre es uno de los mejores ejemplos de la arquitectura barroca española de Latinoamérica. El exterior de la iglesia está adornada con elegantes decoraciones y bellas arcadas. El interior también está profusamente decorado. Admire la impresionante cúpula al estilo morisco, altares cargados de oro y piedras preciosas y muchos frescos.

La biblioteca del convento es mundialmente famosa. Altísimas estanterías llenan la sala y 2 escaleras de caracol le dirigen al primer piso, donde hay aún más libros. La colección tiene más de 25.000 obras de todos los géneros. En la biblioteca también encontrará libros antiquísimos, algunos incluso anteriores a la colonización española. Los libros los trajeron sacerdotes en las primeras expediciones al Nuevo Mundo. Admire también el fresco de la Última Cena. Pintado por Diego de la Puente, esta versión de la famosa escena representa los discípulos cenando “cuy” (conejillo de indias), un típico plato peruano.

“Algunos libros antiguos son anteriores a la colonización española”

Catacumbas

Para visitar la parte más famosa del monasterio, deberá descender varios metros hasta las catacumbas. Hasta 1808, las catacumbas se usaban como cementerio. En esta gran red subterránea yacen aproximadamente 70.000 cuerpos. Las paredes bajo la iglesia están decoradas con pilas de huesos. Amplias criptas contienen esqueletos y calaveras dispuestos de varias formas. Una visita a las catacumbas le garantizan una experiencia macabra e inolvidable en Lima.

Huesos dispuestos de varias formas

Créditos de fotos

  • Huesos dispuestos de varias formas: Kenneth Moore, Flickr