KLM uses cookies.

KLM’s websites use cookies and similar technologies. KLM uses functional cookies to ensure that the websites operate properly and analytic cookies to make your user experience optimal. Third parties place marketing and other cookies on the websites to display personalised advertisements for you. These third parties may monitor your internet behaviour through these cookies. By clicking ‘agree’ next to this or by continuing to use this website, you thereby give consent for the placement of these cookies. If you would like to know more about cookies or adjusting your cookie settings, please read KLM’s cookie policy.

Parece que su buscador no está actualizado.
Para utilizar de forma segura todas las características de KLM.com, le aconsejamos actualizar su buscador o elegir otro distinto. Si continúa con esta versión, algunas páginas del sitio web no se mostrarán correctamente o no lo harán en absoluto. Además, la seguridad de su información personal estará mejor salvaguardada con un buscador actualizado.

 

Playas repletas de huevos de tortuga

Si alguna vez ha buceado entre los arrecifes y pecios de Aruba, es más que probable que se haya encontrado con ellas, las tortugas marinas. Son como palomas mensajeras en el mar: da igual cuán lejos se desplacen, siempre regresan a casa. Su «hogar» será la playa de Aruba en la que su huevo eclosionó, donde también desovarán a la siguiente generación.

Con un poco de suerte, no solo verá cómo anidan las tortugas marinas madre, sino también cómo eclosionan los huevos. Todo ello tiene lugar en la costa oeste de Aruba, en particular en la zona de Eagle Beach en la que los edificios son más bajos. En los meses de mayo a septiembre, las tortugas marinas acuden aquí para anidar, y la eclosión se produce de mayo a noviembre. Las zonas están señaladas y no se debe molestar a las tortugas.

Un espectáculo fascinante

Aruba alberga cuatro especies de tortugas: la tortuga verde, la tortuga boba, la tortuga de carey y la tortuga laúd. Todas ellas están en peligro de extinción, por lo que su protección es de vital importancia.

De apariencia aletargada, las tortugas marinas son capaces de recorrer grandes distancias en el océano. Cada 2 a 5 años, aprovechan el campo magnético de la Tierra para regresar a la playa en la que nacieron. Las hembras depositan sus huevos en nidos que después cubren minuciosamente de arena.

Con un poco de suerte, podrá ver cómo anidan – desde la distancia, por supuesto. Todo empieza con un poco de arena en movimiento. Para las jóvenes tortugas, la bajada de la temperatura al final del día es una señal para dirigirse al agua en masa. Al atardecer es muy importante que todas las luces de la zona estén apagadas, porque pueden desorientar a las más jóvenes, que incluso pueden correr en una dirección equivocada.

Solo 1 de cada 1.000 tortugas jóvenes alcanza la edad adulta
Casi en el agua

Observadores concienciados

Turtuga Aruba es una organización de voluntarios que señala y protege los nidos de tortugas. Asimismo, proporciona información al público acerca de los nidos, porque las personas desinformadas pueden provocar daños considerables. Las normas de comportamiento más importantes en el momento de la eclosión son: apagar las luces, no coger a las tortugas y no obstruirles el camino hasta el mar. Es fundamental que las tortugas recién nacidas encuentren el camino por ellas mismas y registren la ubicación de la playa. Al fin y al cabo, tienen que regresar para completar el ciclo de la vida.

“Es fundamental que las tortugas recién nacidas encuentren el camino por ellas mismas”