KLM uses cookies.

KLM’s websites use cookies and similar technologies. KLM uses functional cookies to ensure that the websites operate properly and analytic cookies to make your user experience optimal. Third parties place marketing and other cookies on the websites to display personalised advertisements for you. These third parties may monitor your internet behaviour through these cookies. By clicking ‘agree’ next to this or by continuing to use this website, you thereby give consent for the placement of these cookies. If you would like to know more about cookies or adjusting your cookie settings, please read KLM’s cookie policy.

Parece que su buscador no está actualizado.
Para utilizar de forma segura todas las características de KLM.com, le aconsejamos actualizar su buscador o elegir otro distinto. Si continúa con esta versión, algunas páginas del sitio web no se mostrarán correctamente o no lo harán en absoluto. Además, la seguridad de su información personal estará mejor salvaguardada con un buscador actualizado.

 

Hermosos palacios de Madrid

El Palacio Real es una de las atracciones más populares de Madrid. Es el palacio real más grande de Europa y tiene 870 ventanas, 240 balcones, 44 escaleras y 2.800 habitaciones; lo suficientemente grande como para pasarse un día entero explorándolo. Pero hay testigos aún más grandiosos de la desenfrenada complacencia de la familia real española por toda la capital.

El palacio donde viven actualmente los reyes no está abierto al público, pero las siguientes tres residencias reales sí pueden visitarse. Con 2.675 ventanas, 86 escaleras y 4.000 habitaciones, El Escorial es bastante más grande que el Palacio Real, pero no es solo palacio sino que también incluye un monasterio, de ahí que no tenga balcones. El elegante palacio de cuento de hadas de Aranjuez contrasta notablemente con el duro granito de El Escorial. Y, por último, está el palacio del dictador Franco, situado en el monte de El Pardo.

El colosal palacio-monasterio del rey Felipe II

San Lorenzo de El Escorial es un pueblo situado en la Sierra de Guadarrama. Nunca habría existido si Felipe II, rey de España y soberano de los Países Bajos, no hubiese construido aquí su inmenso palacio-monasterio en el siglo XVI. El Escorial es un inmenso bloque de granito con torres (con al menos 200 m a cada lado) de formas cuadrangulares, gigantescas y horribles. Monasterio, basílica, seminario, biblioteca, panteón y palacio en un solo edificio; se trata de un ejemplo perfecto de megalomanía que ha sido añadido a la lista de lugares Patrimonio de la Humanidad.

Palacio de El Pardo, residencia del General Franco

El Versalles español

Este es el palacio de verano que mandó construir Felipe II y el constraste no podía ser mayor: el Palacio Real de Aranjuez es tan encantador como desmesurado es El Escorial. El rey Felipe II eligió este lugar por una buena razón: este fértil valle a orillas del Tajo es único en la meseta seca y árida donde se encuentra Madrid.

Palacio de verano de Aranjuez del rey Felipe II
El palacio residencial del General Franco

El palacio olvidado del General Franco

De todos los palacios de Madrid y sus alrededores que están abiertos al público, el Palacio de El Pardo – construido en el siglo XVI – es el menos visitado y el más controvertido. El despreciado dictador Francisco Franco vivió en él durante décadas. A menudo ha sido descrito como un hombre de gustos sencillos, pero parece que le gustaba vivir entre miles de kilómetros de sedas y terciopelos, lámparas de cristal, mármol brillante y ostentación. Rodeado por 15.000 hectáreas de cotos de caza, el palacio se alza sobre un monte para poder divisar a los intrusos y dispararlos desde la distancia.

Créditos de fotos

  • Palacio de El Pardo, residencia del General Franco: Choniron, Wikimedia
  • Palacio de verano de Aranjuez del rey Felipe II: Choniron, Wikimedia
  • El palacio residencial del General Franco: Esetena, Wikimedia