KLM uses cookies.

KLM’s websites use cookies and similar technologies. KLM uses functional cookies to ensure that the websites operate properly and analytic cookies to make your user experience optimal. Third parties place marketing and other cookies on the websites to display personalised advertisements for you. These third parties may monitor your internet behaviour through these cookies. By clicking ‘agree’ next to this or by continuing to use this website, you thereby give consent for the placement of these cookies. If you would like to know more about cookies or adjusting your cookie settings, please read KLM’s cookie policy.

Parece que su buscador no está actualizado.
Para utilizar de forma segura todas las características de KLM.com, le aconsejamos actualizar su buscador o elegir otro distinto. Si continúa con esta versión, algunas páginas del sitio web no se mostrarán correctamente o no lo harán en absoluto. Además, la seguridad de su información personal estará mejor salvaguardada con un buscador actualizado.

 

Cerveza en Copenhague

Con 5.000 años de historia en Dinamarca, la cerveza está estrechamente ligada a la cultura e historia danesas. A los vikingos les encantaba y casi sólo tomaban cerveza rubia, lo que, en aquel entonces, era más saludable que el agua. Hoy día, la elaboración de cerveza sigue prosperando en el país, con un consumo medio de 80 litros por año y persona.

En la comida, después del trabajo o con amigos, a los daneses les encanta tomar una cerveza. Tómese una ‘store øl’ –una jarra de medio litro– o empiece con una cerveza un poco más pequeña como una ‘lille’: la cerveza danesa se sirve en todos los tamaños. Carlsberg y Tuborg son las cervezas más conocidas de Dinamarca, tanto dentro como fuera del país. Pero no dude en probar una cerveza especial menos conocida en las microcervecerías de la ciudad, que también son muy buenas.

Dinamarca tiene una auténtica cultura cervecera
Dinamarca tiene una auténtica cultura cervecera

Copenhague

De cerveza de trigo oscura a lager

El primer gremio cervecero de Copenhague se fundó en 1525, conformado por unos cerveceros locales que suministraban su producción tanto al pueblo como al rey y su ejército. El consumo diario por persona siendo de diez litros, esto suponía un trabajo duro. La bebida tradicional –y hasta el siglo XIX, la única bebida– era la hvidtøl. Aunque la expresión significa «cerveza blanca», en realidad es bastante oscura debido a la malta tostada.

En 1838, J.C. Jacobsen presentó al monarca danés una cerveza bávara que se elaboraba con técnicas más modernas, tenía un mejor acabado y se conservaba mejor. La cerveza fue un éxito, lo que condujo al establecimiento de la cervecería Carlsberg a las afueras de Copenhague en 1847. Unos años después, Tuborg comenzó la producción a gran escala de lager, actualmente el tipo de cerveza más popular de Dinamarca.

Bandeja de cerveza oscura ‘hvidtøl’

Cervezas especiales danesas

Dinamarca cuenta con más de 200 microcervecerías, y la cerveza especial danesa está omnipresente en los bares hoy en día. A menudo, se elabora con ingredientes regionales totalmente naturales. La cerveza Amager Bryghus, con un sabor fuerte y picante conseguido por la fermentación en botella, es una buena cerveza para empezar. Otro caramelito es la Møgelskår Hyldeknægt de la cervecería de la isla de Samsø, con un ligero sabor a caramelo y flor de saúco. Otras cervezas que debe probar son la påskeøl (cerveza de Pascua) y la juleøl (cerveza de Navidad). Estas cervezas empiezan a venderse unas semanas antes de las fiestas homónimas y, para los daneses, marcan el comienzo de la primavera y el invierno respectivamente.

La cerveza navideña es muy popular en Dinamarca