KLM uses cookies.

KLM’s websites use cookies and similar technologies. KLM uses functional cookies to ensure that the websites operate properly and analytic cookies to make your user experience optimal. Third parties place marketing and other cookies on the websites to display personalised advertisements for you. These third parties may monitor your internet behaviour through these cookies. By clicking ‘agree’ next to this or by continuing to use this website, you thereby give consent for the placement of these cookies. If you would like to know more about cookies or adjusting your cookie settings, please read KLM’s cookie policy.

Parece que su buscador no está actualizado.
Para utilizar de forma segura todas las características de KLM.com, le aconsejamos actualizar su buscador o elegir otro distinto. Si continúa con esta versión, algunas páginas del sitio web no se mostrarán correctamente o no lo harán en absoluto. Además, la seguridad de su información personal estará mejor salvaguardada con un buscador actualizado.

 

La mejor discoteca tecno de Berlín: Berghain

Si le pide a un berlinés que le describa cómo es Berghain, cada uno le dirá una cosa diferente: las colas son infinitas y los imponentes porteros cumplen una política de entrada totalmente encriptada. Si consigue entrar en esta antigua central eléctrica de la Alemania del Este, verá que se trata de un lugar caro y oscuro, en el que hace demasiado calor y que, sin embargo, es amplio y está cargado de energía. Berghain es, probablemente, la mayor discoteca de Berlín. Hay muchos que incluso afirman que se trata de la mayor discoteca tecno del mundo.

Está prohibido hacer fotos en el «Reino del Desenfreno», así que el periódico Süddeutsche Zeitung publicó un mapa con la información necesaria «para aquellos que no tengan la posibilidad de entrar». El New York Times dedicó la página sobre personalidades al portero Sven Marquardt, cuya cara está cubierta de tatuajes y la boca repleta de dientes de oro. El periódico le comparó con el perro guardián de tres cabezas de la mitología griega, el «Cancerbero de la noche berlinesa». La oficina de turismo local destaca que «personas de todas las preferencias sexuales se abandonan al desenfreno en los cuartos oscuros». Berghain es, sin lugar a duda, la discoteca que está en boca de todos en Berlín.

Anatomía del templo de la música tecno

Los que desafían a la cola y consiguen franquear la entrada protegida por los porteros se adentran en un verdadero templo del tecno. La planta baja está compuesta por una amplia sala con bancos de hormigón, y está coronada por una obra del artista polaco Pjotr Nathan que cubre toda la pared. Una escalera de acero le conducirá hasta el sótano de esta turbina de 18 metros de altura, donde conocidos DJ como Luke Slater y Carl Craig pinchan música tecno a todo trapo. En la planta superior encontrará el Panorama Bar. Allí los DJ pinchan house y, al caer la noche, las persianas a veces suben y bajan al ritmo de la música.


Los que aguanten hasta que salga el sol podrán bailar en el jardín en verano. Si prefiere moverse amparado por la oscuridad, adéntrese en el laberinto de cuartos oscuros que hay en cada planta. Aquí se mezclan personas de todas las preferencias sexuales; sin embargo, los heterosexuales suelen quedarse en la planta de arriba y los homosexuales en la de abajo. Berghain abre a diario  ̶ o, más bien, cada noche  ̶ , pero el verdadero maratón nocturno comienza el sábado: la fiesta empieza a medianoche y no para hasta el lunes. Prepárese para esperar; es probable que haga cola hasta durante una hora, incluso los domingos.

“Abre los sábados a medianoche y cierra los lunes por la tarde. Horario continuo.”

Berghain fue antaño una central eléctrica de Alemania del Este

La danza de los rechazados

El misterio que envuelve la política de entrada es aún mayor que el de los acontecimientos que tienen lugar en la discoteca. Los porteros son muy selectivos; solo permiten la entrada a aquellas personas que contribuyan positivamente al ambiente festivo. Berghain tiene una capacidad de 1500 personas, aunque se queda relativamente pequeña para una discoteca tan afamada. En el conocido sitio web Berlin-Life.com, donde los visitantes puntúan los locales nocturnos, las calificaciones son bastante dispares: aquellos a los que los porteros no les dejaron entrar le dan un 1, mientras que los que pudieron entrar le ponen un 10. Los criterios de admisión exactos de los porteros siguen siendo un misterio; sin embargo, entre las personas que se quedaron en la puerta se encuentran grupos, personas ebrias, mujeres con tacones, hombres sin maquillaje y turistas que no hablan ni una pizca de alemán.

La pista de baile cubierta

Créditos de fotos

  • Berghain fue antaño una central eléctrica de Alemania del Este: Achim Bodewig, Flickr
  • La pista de baile cubierta: Merlijn Hoek, Flickr