KLM uses cookies.

KLM’s websites use cookies and similar technologies. KLM uses functional cookies to ensure that the websites operate properly and analytic cookies to make your user experience optimal. Third parties place marketing and other cookies on the websites to display personalised advertisements for you. These third parties may monitor your internet behaviour through these cookies. By clicking ‘agree’ next to this or by continuing to use this website, you thereby give consent for the placement of these cookies. If you would like to know more about cookies or adjusting your cookie settings, please read KLM’s cookie policy.

Parece que su buscador no está actualizado.
Para utilizar de forma segura todas las características de KLM.com, le aconsejamos actualizar su buscador o elegir otro distinto. Si continúa con esta versión, algunas páginas del sitio web no se mostrarán correctamente o no lo harán en absoluto. Además, la seguridad de su información personal estará mejor salvaguardada con un buscador actualizado.

 

Suites extravagantes en Dubái

En el mini estado de Dubái, que alberga 600 hoteles de los cuales 65 son de 5 estrellas o superiores, será necesario mucho más para impresionar a los huéspedes que una simple botella de vino o wifi gratuito en las habitaciones. ¿Qué tal una bañera de hidromasaje con vistas a una laguna subtropical con 65.000 peces de colores? ¿O tal vez una mesa de comedor en una pista de esquí mientras la temperatura exterior se eleva por encima de los 40 grados?

Robert De Niro, Antonio Banderas, Lily Allen y Naomi Campbell, todos ellos se han alojado en Atlantis, uno de los megahoteles de Dubái. Su construcción duró dos años y el coste fue de 1.200 millones de euros. Durante la extravagante inauguración en 2008, se encendieron 25 millones de euros en fuegos artificiales en 15 minutos. Los críticos afirmaban que este sería el declive del boom hotelero de Dubái. Sin embargo, esto aún no ha ocurrido y los hoteles de Dubái todavía registran las mayores tasas de ocupación del mundo.

Buenas noches: la pista de esquí cierra a medianoche

El más frío: la villa de esquí Kempinski

En el exterior el calor resulta abrasador, pero dentro hay una gruesa capa de nieve fresca. El hecho de poder esquiar en Dubái es bastante extraño para empezar. Aún más extraño es que el hotel Kempinski de 5 estrellas ofrezca alojamiento en 15 villas con amplias vistas panorámicas a una pista de esquí. Estas amplias suites miden de 45 a 228 metros cuadrados y están equipadas con mobiliario tradicional alpino, incluyendo una chimenea encendida.

+ Leer más

Ver en el mapa

Kempinski Hotel Mall of the Emirates, Sheikh Zayed Road, Dubái

El más húmedo: la suite submarina del Atlantis

Sumergirse en un baño de burbujas mientras los tiburones, los caballitos de mar y las mantas nadan mirando con curiosidad está a la orden del día en el Hotel Atlantis, que se encuentra en una de las islas de la Palmera. Las suites Neptuno y Poseidón ocupan 3 pisos cada una y tienen un enorme ventanal que se asoma a la laguna artificial del Embajador. Los precios comienzan desde 9.000 euros la noche, con mayordomo incluido.

+ Leer más

Habitación con vistas a 65.000 peces

Ver en el mapa

Atlantis The Palm, The Palm Jumeirah, Dubái

El hotel Burj Al Arab, cerca de la playa de Jumeirah

La más cara: la Suite Real de Burj Al Arabs

Una Suite Real en el único “hotel de 7 estrellas” del mundo, el Burj Al Arab, cuesta aproximadamente 17.000 euros la noche. Simplemente súbete al ascensor privado que te llevará directamente hasta tu palacio en el piso 25, donde le estarán esperando un salón decorado con una mezcla de alfombras tejidas mano y pilares bañados en oro, 2 dormitorios −uno de ellos con un dosel giratorio− y su propio cine.

+ Leer más

Ver en el mapa

Burj Al Arab, Jumeirah Road, Jumeirah, Dubai

Créditos de fotos

  • Buenas noches: la pista de esquí cierra a medianoche: Kempinski Hotel
  • El hotel Burj Al Arab, cerca de la playa de Jumeirah: Irina Schmidt, Shutterstock