KLM uses cookies.

KLM’s websites use cookies and similar technologies. KLM uses functional cookies to ensure that the websites operate properly and analytic cookies to make your user experience optimal. Third parties place marketing and other cookies on the websites to display personalised advertisements for you. These third parties may monitor your internet behaviour through these cookies. By clicking ‘agree’ next to this or by continuing to use this website, you thereby give consent for the placement of these cookies. If you would like to know more about cookies or adjusting your cookie settings, please read KLM’s cookie policy.

Parece que su buscador no está actualizado.
Para utilizar de forma segura todas las características de KLM.com, le aconsejamos actualizar su buscador o elegir otro distinto. Si continúa con esta versión, algunas páginas del sitio web no se mostrarán correctamente o no lo harán en absoluto. Además, la seguridad de su información personal estará mejor salvaguardada con un buscador actualizado.

 

Bondi Beach, la playa más famosa de Sídney

La ciudad de Sídney es famosa en todo el mundo por sus hermosas playas: kilómetros de arena dorada a lo largo de las aguas azules del océano Pacífico, con una impresionante metrópolis como fondo. La línea costera cuenta con más de 100 playas, desde calitas íntimas hasta amplias playas de arena con mucha gente cerca del puerto. La playa más famosa de Australia es, con gran diferencia, Bondi Beach, un destino obligado para los turistas que visitan Sídney.

La palabra "bondi" en la lengua aborigen local hace referencia al sonido de las olas que rompen, una descripción muy apropiada para esta icónica playa. Mientras los surfistas de todo el mundo se enfrentan a las enormes olas, los amantes del sol se relajan sobre la fina arena dorada. La animada Campbell Parade se extiende a lo largo de Bondi Beach, y ofrece una sombreada avenida llena de tiendas, heladerías y bares. Busque las antiguas tallas aborígenes, dé un paseo por el imponente Bondi Pavilion u observe cómo los miembros del Bondi Surf Bathers' Life Saving Club perfeccionan sus habilidades de rescate.

Arte y cultura en la playa

Bondi Beach se encuentra aproximadamente a 10 kilómetros al este del centro de Sídney. Esta amplia playa de arena es un icono de la cultura playera australiana, y ha atraído a surfistas y amantes del sol durante más de 100 años. Es un destino popular durante todo el año, y algunos de los mayores eventos culturales y musicales de Sídney tienen lugar aquí. En agosto, miles de corredores toman la arena durante la carrera de ocio City2Surf, y durante dos semanas en octubre y noviembre artistas de todo el mundo exponen sus obras más bellas en el evento Sculpture by the Sea.

Pero Bondi Beach ofrece mucho más que sol y las claras aguas del océano. Para contemplar el arte aborigen, visite la Ben Buckler Reserve al norte de la playa. En estas rocas encontrará maravillosas tallas de peces, tiburones y bumeranes. Por el camino pasará por el Bondi Pavilion. Este monumento se construyó a finales de la década de 1920 como el vestuario para el gran número de nadadores. Hoy, el edificio alberga un teatro, galerías y varias tiendas.

“Vea fascinantes tallas aborígenes de peces, tiburones y boomerangs en las rocas al norte de la playa”

Jóvenes héroes

La seguridad de los nadadores de Bondi Beach está en buenas manos. El Bondi Surf Bathers' Life Saving Club es la organización de rescate más antigua del mundo y un icono cultural australiano. El club se fundó en 1907, cuando un grupo de amigos quiso garantizar la seguridad de todos los nadadores. Actualmente, el club es la organización de voluntarios más grande de Australia, ¡e incluso hay un lugar especial en el equipo para jóvenes héroes! A partir de los 5 años, los chicos y chicas valientes aprenden a hacer surf y a rescatar a los nadadores. En verano, estos "Chavales" practican sus habilidades de rescate todos los domingos por la mañana.

La organización de rescate más antigua del mundo

Créditos de fotos

  • La organización de rescate más antigua del mundo: Mark Faviell, Flickr