KLM uses cookies.

KLM’s websites use cookies and similar technologies. KLM uses functional cookies to ensure that the websites operate properly and analytic cookies to make your user experience optimal. Third parties place marketing and other cookies on the websites to display personalised advertisements for you. These third parties may monitor your internet behaviour through these cookies. By clicking ‘agree’ next to this or by continuing to use this website, you thereby give consent for the placement of these cookies. If you would like to know more about cookies or adjusting your cookie settings, please read KLM’s cookie policy.

Parece que su buscador no está actualizado.
Para utilizar de forma segura todas las características de KLM.com, le aconsejamos actualizar su buscador o elegir otro distinto. Si continúa con esta versión, algunas páginas del sitio web no se mostrarán correctamente o no lo harán en absoluto. Además, la seguridad de su información personal estará mejor salvaguardada con un buscador actualizado.

 

Catedral de Bristol

La historia de la Catedral de Bristol se remonta a casi 9 siglos. Su singular arquitectura es famosa en todo el mundo. El edificio se concibió originalmente como una iglesia conventual pero fue sometido a numerosos cambios en el siglo XIX hasta llegar a su actual apariencia: un edificio medieval con un toque victoriano.

La arquitectura es un ejemplo único de una iglesia de salón, con la nave, capillas y presbiterio a la misma altura. Las torres occidentales y la nave datan del siglo XIX, mientras que la sala capitular, la parte más antigua de la catedral, es del siglo XII. Se construyó en estilo románico por orden del rico terrateniente Robert Fitzharding. Complejos gravados adornan los muros de piedra. Solo esta parte hace de la catedral uno de los monumentos más importantes de su época.

La catedral domina el cielo de Bristol
La catedral domina el cielo de Bristol

Bristol

Un proyecto de construcción que tardó 7 siglos

La catedral originalmente era una abadía agustina lindando con una rica ciudad comercial. Incluso antes de que se construyese la abadía, la colina era un lugar de refugio espiritual. Los seguidores del Culto del Sagrado Jordán se reunían en la primera era del cristianismo inglés. Se ha conservado y guardado en la catedral una piedra de aquella época, un tributo a su primera época.

La catedral ha participado en varios acontecimientos históricos de Bristol. Por ejemplo, en 1831, el edificio sufrió ataques de rebeldes que protestaban por una ley de reforma parlamentaria durante la cual se destruyeron las salas del obispo y la sala capitular sufrió muchos daños. Debido a un incendio en la biblioteca, también se perdieron numerosos archivos de gran valor.

+ Leer más

La catedral en College Green, en el corazón de Bristol

Ver en el mapa

College Green, Bristol

Un hallazgo afortunado

Los disturbios de 1831 también propiciaron una coincidencia: durante la restauración, se encontró, bajo el suelo dañado, un gran panel de piedra donde se representaba el descendimiento de Cristo a los infiernos. Se trata de uno de los mejores ejemplos de la escultura anglosajona. “El descenso de Cristo a los infiernos” se considera la obra de arte más importante de Bristol desde antes de la conquista normanda de Inglaterra.