KLM uses cookies.

KLM’s websites use cookies and similar technologies. KLM uses functional cookies to ensure that the websites operate properly and analytic cookies to make your user experience optimal. Third parties place marketing and other cookies on the websites to display personalised advertisements for you. These third parties may monitor your internet behaviour through these cookies. By clicking ‘agree’ next to this or by continuing to use this website, you thereby give consent for the placement of these cookies. If you would like to know more about cookies or adjusting your cookie settings, please read KLM’s cookie policy.

Parece que su buscador no está actualizado.
Para utilizar de forma segura todas las características de KLM.com, le aconsejamos actualizar su buscador o elegir otro distinto. Si continúa con esta versión, algunas páginas del sitio web no se mostrarán correctamente o no lo harán en absoluto. Además, la seguridad de su información personal estará mejor salvaguardada con un buscador actualizado.

 

Catania, el centro barroco

Palermo recibe la denominación de la ciudad aristócrata de la isla, mientras que Catania cuenta con la fama de ser la más popular y auténtica. Aquí podrá ver bullir la auténtica Sicilia: en coloridos y animados mercados, entre palacios barrocos y ruinas griegas o romanas. Catania cuenta con un alma perceptible; se trata de la ciudad más cálida de Italia, literalmente y, en muchos aspectos, también en sentido figurado.

Catania se encuentra en la costa este de Sicilia, anidada de forma desafiante entre las aguas cristalinas del Mar Jónico y el volcán del Etna, que se eleva tras la ciudad a una altura de 3330 imponentes metros. Un decorado panorámico que aporta a Catania su encanto propio, que se ve reforzado por una abundante riqueza histórica y cultural. Todo el que quiera visitar verdaderamente todos los monumentos de esta antigua ciudad portuaria, necesitará mucho más que un simple fin de semana.

Catania, bajo el humo del Etna
Catania, bajo el humo del Etna

Catania

101 iglesias y palacios barrocos

Catania cuenta con un amplio número de iglesias (¡más de 90!), que fueron construidas en su mayoría tras el desastroso año de 1693, momento en el que la ciudad fue sacudida por un terremoto avasallante. El centro histórico, con una vasta historia de 2000 años, tuvo que ser reconstruido casi piedra por piedra. Es por ello que el origen de los numerosos palacios, teatros y avenidas se remonta a los siglos XVII y XVIII. Entre todas estas grandezas barrocas algunas ruinas griegas y romanas nos recuerdan aún al antiguo pasado de Catania. Y restos de arquitectura bizantina, árabe y normanda nos demuestran que Sicilia ha sido siempre un importante cruce de culturas navegantes.

Anfiteatro romano como muro lateral
La catedral de Santa Águeda

Piazza del Duomo

Un animado punto central de la ciudad lo forma la Piazza del Duomo En el medio de esta animada plaza se encuentra una fuente con un pequeño elefante negro. Dice la leyenda que el animal se petrificó con la lava del Etna. En la misma plaza se encuentra el famoso monumento de Catania: el Duomo di Sant’Agata. Una elegante catedral del siglo XVIII con una fachada de piedra blanca y gris, que se alza majestuosamente en contraste con el cielo azul de Sicilia. La catedral se construyó en memoria de Santa Águeda, una famosa mártir de la fe cristiana, que nació en Catania.

El antiguo mercado de marisco

La esencia de esta ciudad junto al mar se encuentra en el hermoso ’A Piscaria, el mercado de marisco situado junto a la Piazza del Duomo. Sus puestos rebosan de relucientes sardinas, peces espada y crustáceos, como los langostinos y las almejas (venéridos), que posteriormente se cocinan en platos de pasta. Los precios al kilo se gritan a viva voz en el melodioso acento de Catania: los visitantes del mercado obtienen una visión de la verdadera vida local. En los alrededores del mercado también se encuentran puestos con otros productos, como aceitunas, quesos, frutas y verduras.

Erizos marinos en el 'A Piscaria
Avenida comercial de Via Etnea

Via Etnea

Desde la Piazza del Duomo hasta los pies del Etna se extiende la larga Via Etnea. Se trata de la avenida más conocida de la ciudad, rodeada por las casas señoriales del siglo XVIII. No solo es la calle comercial más grande de Catania, con infinidad de famosas marcas italianas, sino que constituye también el mejor lugar para admirar el volcán. ¡Aún en la distancia surge su impresionante sombra! Paseando lentamente a lo largo de la Via Etnea, se cruzará con hermosos parques, como el giardino Bellini, y plazas monumentales que le invitarán a hacer un descanso tomando un espresso.