KLM uses cookies.

KLM’s websites use cookies and similar technologies. KLM uses functional cookies to ensure that the websites operate properly and analytic cookies to make your user experience optimal. Third parties place marketing and other cookies on the websites to display personalised advertisements for you. These third parties may monitor your internet behaviour through these cookies. By clicking ‘agree’ next to this or by continuing to use this website, you thereby give consent for the placement of these cookies. If you would like to know more about cookies or adjusting your cookie settings, please read KLM’s cookie policy.

Parece que su buscador no está actualizado.
Para utilizar de forma segura todas las características de KLM.com, le aconsejamos actualizar su buscador o elegir otro distinto. Si continúa con esta versión, algunas páginas del sitio web no se mostrarán correctamente o no lo harán en absoluto. Además, la seguridad de su información personal estará mejor salvaguardada con un buscador actualizado.

 

Parque nacional de Christoffel: El Salvaje Oeste de Curaçao

Lejos de Willemstad y Mambo Beach se encuentra el Parque nacional de Christoffel, escondido en un rincón virgen de Curaçao. En esta escarpada reserva natural podrá encontrar excepcionales orquídeas salvajes, cactus gigantes y enormes iguanas, rodeados de elegantes mansiones coloniales, una imponente costa rocosa acompañada de las azules aguas del océano caribeño. Bienvenido al Salvaje Oeste de Curaçao. No encontrará muchos turistas en este bello rincón de la isla.

Curaçao puede dividirse fácilmente en dos. La parte superior de Banda Ariba es plana. En esta parte se encuentra el aeropuerto, la ciudad colonial de Willemstad y los resorts llenos de turistas. El paisaje de Banda Abao, la parte inferior, se caracteriza por su verde sinuosidad y paisajes escarpados. Aquí se encuentra el Parque nacional de Christoffel, la reserva natural más grande de Curaçao, donde podrá encontrar animales como el ciervo curazaleño, los halcones curazaleños, la lechuza curazaleña y las palomas curazaleñas. Tal y como sus nombres indican, estos animales solamente se encuentran aquí. Es probable que vea pelícanos y flamencos, y otras 250 especies de aves tropicales.

De safari por el Parque nacional de Christoffel

La carretera a Westpunt divide en dos el parque nacional: hacia el este se encuentra la parte que baja hasta la costa, y hacia el oeste la carretera se une con la parte más grande de la reserva que abarca los 372 metros del Monte St Christoffel. Savonet, una antigua casa de color ocre del año 1662, se ha restaurado por completo, adquiriendo su estado original y actualmente alberga un museo sobre la historia de las tres grandes plantaciones de aloe y añil que se realizaban aquí antaño. Desde esta finca también puede acceder al Parque nacional de Christoffel.

“Por el calor solamente puede subir al Monte St Christoffel por la mañana”

El Savonet en el Parque nacional de Christoffel

Pequeñas bahías con playas y tortugas marinas

Desde safaris en quad a través de las rocas escarpadas hasta relajantes piscinas de cinco estrellas, esta parte de la isla tiene mucho que ofrecer. El Parque nacional de Christoffel se encuentra al lado del Parque nacional de Shete Boka. Aunque también se conoce como las Siete Bahías, el parque en realidad tiene diez. En total, forman un escarpado paisaje lunar acompañado del ruido de las olas. Las pequeñas playas acogen 3 diferentes especies de tortugas marinas.
El único hotel a este lado de la isla es el superlujoso Kurá Hulanda Lodge & Beach Club. El hotel también vende pases diarios de forma que aunque no se aloje aquí, puede pasar la tarde bebiendo cócteles junto a la piscina o relajarse en la playa. Debe acudir al restaurante Jaanchi para probar la afrodisíaca sopa de iguana. ¿No le apetece sopa? Pruebe alguno de sus excelentes platos de pescado fresco.

Parque nacional de Shete Boka

Créditos de fotos

  • El Savonet en el Parque nacional de Christoffel: Landhuis Savonet
  • Parque nacional de Shete Boka: cliff hellis, Flick