KLM uses cookies.

KLM’s websites use cookies and similar technologies. KLM uses functional cookies to ensure that the websites operate properly and analytic cookies to make your user experience optimal. Third parties place marketing and other cookies on the websites to display personalised advertisements for you. These third parties may monitor your internet behaviour through these cookies. By clicking ‘agree’ next to this or by continuing to use this website, you thereby give consent for the placement of these cookies. If you would like to know more about cookies or adjusting your cookie settings, please read KLM’s cookie policy.

Parece que su buscador no está actualizado.
Para utilizar de forma segura todas las características de KLM.com, le aconsejamos actualizar su buscador o elegir otro distinto. Si continúa con esta versión, algunas páginas del sitio web no se mostrarán correctamente o no lo harán en absoluto. Además, la seguridad de su información personal estará mejor salvaguardada con un buscador actualizado.

 

Suba a la cúpula de cristal del Reichstag

Uno de los principales destinos de Berlín, el Reichstag, está abierto al público y es gratuito. Durante muchos años, este monumental edificio no se empleó con el objetivo para el que se construyó. Sin embargo, desde la reunificación alemana, volvió a ser la sede del parlamento. Tras una profunda restauración llevada a cabo por el arquitecto Norman Foster, la famosa cúpula de cristal ofrece una impresionante vista completa de la ciudad. Una columna de espejos proyecta luz en la sala de plenos.

Cuando se volvió a abrir el Reichstag en 1999, el diseño de su cúpula de cristal de 8.000 toneladas y un diámetro de 40 metros fue bastante polémico. Foster recreó la cúpula original, destruida en un incendio en 1933, en cristal, como símbolo de la transparencia de la democracia. A través de esta cúpula, puede verse la sala de plenos. Actualmente, los alemanes pueden ver de cerca a sus representantes electos. Ya no se puede recorrer el edificio, pero el Reichstag acoge aproximadamente 10.000 visitantes al día.

El misterioso incendio del Reichstag en 1933

El famoso incendio del 27 de febrero de 1933 que destruyó el Reichstag marcó el comienzo de un periodo, que duró 60 años, en el que la sede del parlamento alemán ya no se encontraba en el Reichstag. El comunista holandés Marinus van der Lubbe fue acusado de provocar el incendio, por lo que fue condenado y decapitado posteriormente. Sin embargo, pronto se empezó a dudar de que fuese el verdadero culpable. El caso continuó durante años después de su muerte, y en 2007, Van der Lubbe fue finalmente absuelto de los cargos e indultado.


Aún se desconoce la identidad del auténtico causante del incendio, pero se sostienen varias teorías conspiratorias. Se dice que el incendio fue ordenado por Hermann Göring, ministro del gobierno nazi y presidente del Reichstag. La verdad es que este incendio benefició enormemente al partido nazi, que acaba de llegar al poder. Hitler culpó a los comunistas, declaró el estado de emergencia y ordenó la detención y encarcelamiento de los miembros de la oposición de todo el país. Se convocaron nuevas elecciones y el NSDAP obtuvo la mayoría de los votos. Hitler cambió la constitución, por la que se le concedía poder absoluto: el comienzo del Tercer Reich. Para Hitler, el incendio del Reichstag había caído del cielo.

“Marinus van der Lubbe, comunista holandés, fue condenado por incendiar el Reichstag”

1989, aún sin la cúpula de cristal

De vuelta a Berlín

Tras la Segunda Guerra Mundial, el Reichstag, en ruinas, se encontraba justo al lado del Muro, en Berlín Occidental. Bonn era la nueva capital de Alemania del Oeste, y durante más de cincuenta años, el edificio no se utilizaba para lo que se había construido. Tras la reunificación alemana en 1990, Berlín volvió a ser la capital del país. Por supuesto, la sede del Parlamento volvió a ser el Reichstag.

+ Leer más

El Reichstag es una atracción muy popular

3 maneras de visitar el Reichstag

Para visitar el Reichstag, debe registrarse con anterioridad. Puede hacerlo hasta 2 días antes de la visita en

www.bundestag.de

o hasta dos horas en el servicio de atención en Scheidemanstraße. Las visitas guiadas también se pueden reservar online en la misma página web. Para reservar una mesa en el restaurante junto a la cúpula, llame al +49 30 2262 9933 o envíe un e-mail a

kaeferreservierung.berlin@feinkost-kaefer.de

. La cúpula y la terraza de la azotea están abiertas todos los días de 08.00 a medianoche. Puede entrar como muy tarde a las 22.00. La entrada es gratuita.

Créditos de fotos

  • 1989, aún sin la cúpula de cristal: Romtomtom, Flickr