KLM uses cookies.

KLM’s websites use cookies and similar technologies. KLM uses functional cookies to ensure that the websites operate properly and analytic cookies to make your user experience optimal. Third parties place marketing and other cookies on the websites to display personalised advertisements for you. These third parties may monitor your internet behaviour through these cookies. By clicking ‘agree’ next to this or by continuing to use this website, you thereby give consent for the placement of these cookies. If you would like to know more about cookies or adjusting your cookie settings, please read KLM’s cookie policy.

Parece que su buscador no está actualizado.
Para utilizar de forma segura todas las características de KLM.com, le aconsejamos actualizar su buscador o elegir otro distinto. Si continúa con esta versión, algunas páginas del sitio web no se mostrarán correctamente o no lo harán en absoluto. Además, la seguridad de su información personal estará mejor salvaguardada con un buscador actualizado.

 

Subir a lo alto del Etna

Ya desde el avión, es todo un espectáculo observar su majestuosa silueta. Justo detrás de la ciudad de Catania se eleva poderosamente el Etna sobre las verdes pendientes de Sicilia. Imponente y seductor al mismo tiempo, le entrarán ganas de ver este volcán desde muy cerca. Y podrá hacerlo. Una visita a este volcán en vida más elevado de Europa será una experiencia inolvidable.

Desde la ciudad de Catania es fácil realizar una escapada hacia el Etna. Con un coche de alquiler se tardan tres cuartos de hora, y a medio camino de la montaña se encuentra un aparcamiento. Otra alternativa – muy romántica – es el tren. Desde la estación de Borgo en Catania sale el Circumetnea, un hermoso y antiguo tren Fiat que realiza un recorrido circular a los pies del volcán. Este panorámico recorrido ferroviario de 110 kilómetros pasa a través de pueblos, jardines de cítricos, plantaciones de pistachos y viñedos en el interior de Catania.

El Etna adorna el telón de fondo de Catania
El Etna adorna el telón de fondo de Catania

Catania

Caminando a través del cráter

Volcán en vida

La cima del Etna permanece nevada hasta bien entrada la primavera. En los meses de invierno se llega incluso a esquiar en sus pendientes. Es por ello que se le puede olvidar fácilmente que se trata de un volcán en vida, del que brota lava de forma regular. La última vez fue en el año 2009. Dicha lava antigua de un par de años de vida dejó impresionantes huellas, atravesando incluso las vías de acceso en algunos puntos. Al hacerle una visita no correrá ningún gran riesgo, ya que el Etna es vigilado de cerca en todo momento. Y aceptémoslo: el Etna forma parte de nuestra lista de lugares por visitar.

Por teleférico, en autobús o caminando

A 1800 metros, los visitantes pueden subirse a un teleférico, el Funivia, hasta justo debajo de la cima del volcán. Una vez arriba, autobuses de 4x4 les dirigen con un guía hacia el cráter más elevado del volcán. Sin embargo, la experiencia más emocionante radica en hacer un recorrido a pie (con guía o sin él). Por el camino se sorprenderá continuamente del hermoso entorno natural. Mientras que en las colinas más altas del volcán aún vuelan numerosas mariposas y florecen infinidad de flores, las partes más elevadas cuentan con un fascinante paisaje lunar de piedras rojas y negras. La antigua lava genera un crujiente sonido bajo sus pies. Varias empresas de Catania también ofrecen recorridos guiados al amanecer o al anochecer, para vivir una experiencia aún más especial.

El teleférico hacia la cima del Etna
El cráter del volcán

Cráteres de vapor

En varios puntos, el volcán nos recuerda que se encuentra con vida: a veces se siente el calor del terreno o surge vapor de pequeños cráteres. Una vez que se encuentre en el cráter más elevado y de mayor tamaño, a unos 2900 metros, podrá obtener una panorámica recompensa. Con la ciudad de Catania y el Mar Jónico a lo lejos y el parque natural protegido del Etna en los alrededores. Las partes este y norte del volcán tienen un aspecto algo más verdoso e incluso están pobladas de bosques y de vides: a partir de las uvas que se explotan en esta parte se elabora el vino DOC del Etna, fértil y de tierra volcánica.