KLM uses cookies.

KLM’s websites use cookies and similar technologies. KLM uses functional cookies to ensure that the websites operate properly and analytic cookies to make your user experience optimal. Third parties place marketing and other cookies on the websites to display personalised advertisements for you. These third parties may monitor your internet behaviour through these cookies. By clicking ‘agree’ next to this or by continuing to use this website, you thereby give consent for the placement of these cookies. If you would like to know more about cookies or adjusting your cookie settings, please read KLM’s cookie policy.

Parece que su buscador no está actualizado.
Para utilizar de forma segura todas las características de KLM.com, le aconsejamos actualizar su buscador o elegir otro distinto. Si continúa con esta versión, algunas páginas del sitio web no se mostrarán correctamente o no lo harán en absoluto. Además, la seguridad de su información personal estará mejor salvaguardada con un buscador actualizado.

 

La obra de arte de Leonardo

La iglesia de Santa Maria delle Grazie ha ganado popularidad en los últimos años. A partir de “El Código Da Vinci”, de Dan Brown y su exitosa adaptación cinematográfica, incluso más personas se han acercado a esta iglesia. Todos con el mismo propósito: contemplar "La última cena" de Leonardo da Vinci. Esta pintura mural, que describe a Jesús y sus discípulos la noche anterior a que Judas le traicione, está estrechamente unida a la historia de esta iglesia.

La iglesia en la que Leonardo da Vinci pintó "La última cena" se construyó a finales del siglo XV, bajo la batuta del arquitecto Guiniforte Solari. Justo después de finalizarla, se derribó una alcoba de la iglesia, y el templo fue rediseñado por el famoso arquitecto renacentista Donato Bramante, convirtiéndose en uno de los edificios renacentistas más bellos de Milán. Dentro de la iglesia, se diferencia la nave de Solari, con sus arcos ojivales decorados con detallados frescos, y el diseño austero y luminoso de las partes diseñadas por Bramante. El edificio sufrió muchos daños por los bombardeos de los aliados en 1943. Afortunadamente, la famosa pintura mural de Da Vinci permaneció intacta ya que el muro había sido reforzado como medida de precaución.

La íntima iglesia de Santa Maria delle Grazie
La íntima iglesia de Santa Maria delle Grazie

Milán

El mejor pintor de todos los tiempos

Milán ha sido siempre la ciudad de Leonardo da Vinci, aunque no nació aquí. El pintor renacentista, famoso a nivel mundial, nació, tal y como indica su nombre, en Vinci, una ciudad cerca de Florencia. Era hijo ilegítimo (no el mejor comienzo en la vida para un niño del siglo XV). A los 14 años, Da Vinci se mudó a Florencia, y más tarde a Milán. Se le considera uno de los mejores pintores de todos los tiempos, aunque también fue escultor, arquitecto,filósofo, físico e ingeniero, un auténtico "Hombre Renacentista" antes de que se acuñase el término.

“Da Vinci se compró una Biblia especialmente para investigar sobre “La última cena””

"La última cena", la obra de arte de Da Vinci

Las manchas en los muros

La obra de arte de Da Vinci describe el momento inmediatamente después de que Jesús les dijese a los 12 apóstoles que uno de ellos le traicionaría antes del amanecer. El artista retrata de forma realista la sorpresa en las caras y en su lenguaje corporal. Esta pintura mural no es un fresco, sino un mural ejecutado al temple, una técnica que le permitía a los artistas realizar pequeños matices. Sin embargo, dado que esta técnica es menos duradera, aparecieron rápidamente manchas en la pintura que dificultaban la restauración.

Créditos de fotos

  • "La última cena", la obra de arte de Da Vinci: Renata Sedmakova, Shutterstock