KLM uses cookies.

KLM’s websites use cookies and similar technologies. KLM uses functional cookies to ensure that the websites operate properly and analytic cookies to make your user experience optimal. Third parties place marketing and other cookies on the websites to display personalised advertisements for you. These third parties may monitor your internet behaviour through these cookies. By clicking ‘agree’ next to this or by continuing to use this website, you thereby give consent for the placement of these cookies. If you would like to know more about cookies or adjusting your cookie settings, please read KLM’s cookie policy.

Parece que su buscador no está actualizado.
Para utilizar de forma segura todas las características de KLM.com, le aconsejamos actualizar su buscador o elegir otro distinto. Si continúa con esta versión, algunas páginas del sitio web no se mostrarán correctamente o no lo harán en absoluto. Además, la seguridad de su información personal estará mejor salvaguardada con un buscador actualizado.

 

Buceo entre pecios de navíos

Corales de colores vivos, peces tropicales y cálidas aguas trasparentes... Bonaire ofrece grandes experiencias de buceo. El fondo del Mar del Caribe está lleno de pecios de navíos, ofreciendo a los buceadores experiencias únicas y emocionantes.

En los pecios de navíos, la vida marina florece. Los pecios se convierten en una especie de arrecife: peces y otras criaturas marinas se encierran entre los viejos tablones. Bucear entre pecios supone un valor añadido: los buques hundidos a menudo esconden trágicas historias que aportan emoción a la excursión. Estos son los pecios más interesantes de Bonaire.

“Se hallaron 12 toneladas de marihuana bajo una extraña placa del casco del buque”

The Hilma Hooker

La historia del Hilma Hooker parece sacada de un guión cinematográfico. En 1984, el buque tuvo que enfrentarse a problemas técnicos cerca de la costa de Bonaire. Las autoridades portuarias les ofrecieron su ayuda, pero fue rechazada. El Hilma Hooker permaneció una semana tras Klein Bonaire, lo que provocó las sospechas de las autoridades aduaneras que remolcaron el buque al puerto. Tras realizar una exhaustiva inspección a bordo, las autoridades no hallaron nada. Sin embargo, un equipo de buceo encontraron una extraña placa en el casco del buque. Bajo esta placa, encontraron la increíble cantidad de 12.000 kilos de marihuana. Las autoridades no fueron capaces de determinar a quién pertenecía el buque, así que fue remolcado a la costa occidental de Bonaire, donde se oxidó y finalmente se hundió.



Escuelas de buceo locales inmediatamente transformaron este pecio en un fantástico y seguro punto de buceo. En la actualidad, Hilma Hooker está cubierto por una bella capa de coral y esponjas, y acoge una rica vida marina tropical. Asegúrese de que lleva la cámara y no se olvide de posar al lado de la gigantesca hélice del buque: una vista espectacular.

La hélice del Hilma Hooker

El Hesper

El pecio del Hesper se encuentra a una profundidad aproximada de 40 metros. El propietario, Captain Don, adquirió el buque por solo 150 dólares americanos y se esforzó en renovarlo. Se hundió en 1988, cuando el huracán Gilber dejó un rastro de destrucción en el Caribe, y se encontró posteriormente en el fondo del océano. El pecio es un lugar fantástico que fotografiar. También es popular por los inofensivos tiburones pequeños.

Encuentro con un pequeño tiburón
Una gran morena

El pecio del Tug

El Tug, un pecio pequeño pero muy interesante, se encuentra en las aguas cercanas al Bonaire Great Adventures Center. Peces de colores rodean el buque, y la cabina suele ser el mejor lugar donde admirar las morenas de gran tamaño, el residente más interesante del navío. El Tug es un punto de buceo muy popular porque se puede acceder fácilmente desde la playa. El mejor momento para explorarlo es de lunes a viernes.