KLM uses cookies.

KLM’s websites use cookies and similar technologies. KLM uses functional cookies to ensure that the websites operate properly and analytic cookies to make your user experience optimal. Third parties place marketing and other cookies on the websites to display personalised advertisements for you. These third parties may monitor your internet behaviour through these cookies. By clicking ‘agree’ next to this or by continuing to use this website, you thereby give consent for the placement of these cookies. If you would like to know more about cookies or adjusting your cookie settings, please read KLM’s cookie policy.

Parece que su buscador no está actualizado.
Para utilizar de forma segura todas las características de KLM.com, le aconsejamos actualizar su buscador o elegir otro distinto. Si continúa con esta versión, algunas páginas del sitio web no se mostrarán correctamente o no lo harán en absoluto. Además, la seguridad de su información personal estará mejor salvaguardada con un buscador actualizado.

 

La capital holandesa en el trópico: Galle

El escudo de la Compañía Holandesa de las Indias Orientales adorna la puerta de entrada al fuerte de Galle, un monumento declarado Patrimonio de la Humanidad. A mediados del siglo XVII, los holandeses conquistaron a los portugueses la isla conocida como Ceilán; se hicieron con el lucrativo negocio de la canela, las nueces de betel, las perlas y los elefantes. Siglos después, Sri Lanka está plagada de restos del régimen holandés.

Entre 1640 y 1796, Ceilán, ahora Sri Lanka, fue una colonia holandesa. Tanto los colonos portugueses como los británicos estaban constantemente al acecho, por lo que la antigua capital y gran puerto de mar necesitaba una defensa sólida. Se construyó un fuerte con forma de estrella, una versión tropical del fuerte de Naarden-Vesting de los Países Bajos. El fuerte sigue en pie y sobrevivió incluso al tsunami de 2004 sin sufrir apenas ningún daño, mientras que la ciudad nueva, construida fuera de las murallas construidas por los holandeses, quedó devastada.

Los robustos muros del fuerte al atardecer
Los robustos muros del fuerte al atardecer

Colombo

Recuerdos coloniales holandeses

Galle está llena de recuerdos del régimen holandés. En la antigua Kerkstraat (calle de la iglesia) se encuentra la iglesia barroca Groote Kerk, que data de 1755 y alberga tumbas de colonos holandeses. Al lado, el antiguo palacio del gobernador se ha transformado en el hotel de lujo Amangalla, con habitaciones disponibles desde la considerable cifra de 400 euros por noche. El hotel Weltevreden, ubicado en una histórica casa holandesa ofrece habitaciones por solo 20 euros. La antigua Lijnbaanstraat conserva aún su nombre original, aunque las palabras han derivado a Leyn Baan Street. Los extremos del fuerte tienen nombres como Zwart Bastion y Akersloot Bastion. Olanda vende muebles coloniales y retratos oficiales de gobernadores holandeses. El Royal Dutch Café ofrece café y tortitas holandesas en su carta. A las afueras de la ciudad, en Unawatuna, se encuentra Nooit Gedacht, otra antigua mansión del gobernador que ahora funciona como hotel patrimonial. El hotel es significativamente menos lujoso que el Amangalla, pero recibe mejores críticas que el Hotel Weltevreden. Además, está ubicado a poca distancia a pie de la playa.

“Puede pasar la noche en el palacio del gobernador holandés por 400 euros o en el Hotel Weltevreden por 20 euros.”

La iglesia reformada holandesa de Galle

La playa tropical de Galle

La propia Galle solo tiene una playa de arena muy pequeña e inaccesible, ubicada en la parte inferior de la muralla de la ciudad. Sin embargo, fuera de la ciudad, en una bahía con forma de media luna entre dos formaciones rocosas prominentes, se encuentra la playa más famosa de la costa sur: Unawatuna. Esta playa tropical de arena blanca y suave, con un paisaje incomparable, se encuentra rodeada, por un lado, de palmeras ondulantes y, por el otro, del océano Índico, profundamente azul. Aquí no encontrará grandes hoteles, sino pequeños lugares en los que alojarse, con chiringuitos de bambú en los que disfrutar de una cerveza fría o un plato de curry, un puñado de tumbonas y alguna hamaca entre dos palmeras. Popular entre la gente de allí y entre turistas.

Créditos de fotos

  • La iglesia reformada holandesa de Galle: Sander Groen