KLM uses cookies.

KLM’s websites use cookies and similar technologies. KLM uses functional cookies to ensure that the websites operate properly and analytic cookies to make your user experience optimal. Third parties place marketing and other cookies on the websites to display personalised advertisements for you. These third parties may monitor your internet behaviour through these cookies. By clicking ‘agree’ next to this or by continuing to use this website, you thereby give consent for the placement of these cookies. If you would like to know more about cookies or adjusting your cookie settings, please read KLM’s cookie policy.

Parece que su buscador no está actualizado.
Para utilizar de forma segura todas las características de KLM.com, le aconsejamos actualizar su buscador o elegir otro distinto. Si continúa con esta versión, algunas páginas del sitio web no se mostrarán correctamente o no lo harán en absoluto. Además, la seguridad de su información personal estará mejor salvaguardada con un buscador actualizado.

 

La exótica ciudad de Philipsburg

Gracias a su multitud de tiendas, cafés y hoteles, Philipsburg es uno de los lugares más animados de la isla de San Martín. Enormes barcos de cruceros y yates de lujo fondean en la bahía de aguas celestes que fue descubierta en 1493 por Colón, aunque los indios ya habitaban aquí desde mucho antes. Philipsburg es la capital de la parte holandesa de la isla y está situada en la preciosa playa de arena blanca de la Gran Bahía.

En el siglo XVI, los marineros holandeses, españoles y franceses y los piratas del Caribe tenían mucho interés en esta encantadora isla. No solo contaba con bahías protegidas sino que también tenía una enorme salina. En aquella época, la sal era fundamental para conservar la carne y el pescado en las travesías de los barcos. John Philips, un capitán escocés de la armada holandesa, fundó la ciudad de Philipsburg en la pequeña franja de tierra entre el mar y la salina en 1763.

El tribunal de 1793

Arquitectura colorista

La isla está repleta de preciosas casas coloniales pintadas con los alegres colores antillanos y una iglesia inglesa rodeada de palmeras. Junto con la Oranjeschool en colores pastel y el viejo tribunal de madera, las cuatro calles principales de Philipsburg forman una colorida mezcla de influencias holandesas, inglesas e indígenas. Podrá conocer todas las leyendas y la historia del lugar en el encantador museo de San Martín en Front Street.
El pasado de la isla también puede explorarse fuera de la ciudad. Al final de la península entre la Gran Bahía y la Pequeña Bahía se encuentran los restos del Fuerte Ámsterdam. Fue construido en 1631 y es el primer fuerte militar holandés en el Caribe. Puede llegarse a él por un camino que comienza en Divi Little Bay Resort. Actualmente solo quedan algunos muros y cañones oxidados, pero las vistas de la Gran Bahía son impresionantes y las islas vecinas permanecen inalteradas. Las ruinas están situadas en medio de un paisaje natural maravilloso, con enormes cactus y pelícanos marrones cazando peces desde las rocas.

Vista desde el Fuerte Ámsterdam

Compras y relax

Además de los exóticos colores locales, Philipsburg también es conocida por la cantidad de tiendas y locales nocturnos que tiene. Front Street, la primera calle junto al mar, es el paraíso libre de impuestos de tiendas de joyas, perfumes, artículos de lujo y recuerdos. Aquí también se encuentra el Guavaberry Emporium, una tienda dedicada a los licores hechos con guayabillo, un fruto caribeño. También podrá encontrar este licor en los numerosos bares de la zona (no deje de probar una “guayabillo colada”) y en los complejos vacacionales, casinos y clubes de Philipsburg. Le recomendamos el Ocean Lounge del Hotel Holland House Beach, con su gran zona exterior para sentarse y su música en directo. Está situado directamente sobre la Gran Bahía.

Playa de la Gran Bahía, la playa de Philipsburg

Créditos de fotos

  • El tribunal de 1793: Vakantiestmaarten.nl