KLM uses cookies.

KLM’s websites use cookies and similar technologies. KLM uses functional cookies to ensure that the websites operate properly and analytic cookies to make your user experience optimal. Third parties place marketing and other cookies on the websites to display personalised advertisements for you. These third parties may monitor your internet behaviour through these cookies. By clicking ‘agree’ next to this or by continuing to use this website, you thereby give consent for the placement of these cookies. If you would like to know more about cookies or adjusting your cookie settings, please read KLM’s cookie policy.

Parece que su buscador no está actualizado.
Para utilizar de forma segura todas las características de KLM.com, le aconsejamos actualizar su buscador o elegir otro distinto. Si continúa con esta versión, algunas páginas del sitio web no se mostrarán correctamente o no lo harán en absoluto. Además, la seguridad de su información personal estará mejor salvaguardada con un buscador actualizado.

 

Conozca el naufragio más famoso de la historia

Se trataba del mayor buque de pasajeros: el insumergible Titanic. Tras chocar contra un iceberg el transatlántico se hundió, llevándose consigo a 1.517 personas. El Titanic se construyó en el puerto de Belfast. Actualmente, esta zona de la ciudad alberga el Barrio del Titanic, un nuevo barrio residencial, comercial y de negocios en el paseo marítimo. Un museo de 8 plantas se dedica por completo a la mayor catástrofe marítima del mundo.

"Estaba bien cuando se fue..." A los habitantes de Belfast no les parece importar que los negocios locales se aprovechen del famoso hundimiento. Puede encontrar tiendas de recuerdos y restaurantes del Titanic así como concertar visitas. Y muy pronto, podrá pasar la noche en el lugar donde se diseñó el buque, dado que la antigua sede de la constructora naval Harland and Wolff se está transformando en un hotel boutique. Pero el plato estrella es el Titanic Belfast: algo más que un museo, una «experiencia».

Museo totalmente nuevo: Titanic Belfast
Museo totalmente nuevo: Titanic Belfast

Belfast

Museo interactivo con un precio de 100 millones de libras

Hubo una época en la que Harland and Wolff era la constructora naval más grande del mundo, ocupando toda la Queen's Island. 30.000 personas trabajaron en la construcción del famoso Titanic y de sus idénticos buques hermanos: Olympic y Britannic. Tras la desaparición de la industria astillera, la isla quedó abandonada hasta que sufrió una importante remodelación en honor del centenario de la catástrofe del Titanic, en 2012. Descrita por la BBC como el "principal proyecto de Belfast desde el Titanic", el museo interactivo de 100 millones de libras es la joya del Barrio del Titanic. Cuando se inauguró, el Titanic Belfast se comparó a Disneyland, la Tate Modern y el Guggenheim de Bilbao. El edificio ultramoderno, de 12.000 m2, ofrece una pormenorizada explicación de 9 temas diferentes: desde la creación del buque a su equipamiento, el viaje inaugural, la catástrofe en 1912, las consecuencias, y el hallazgo del pecio en 1985. Los visitantes serán guiados por el astillero en un teleférico y una réplica de la gran escalinata del Titanic, disponible para bodas.

“El mayor astillero del mundo fue el encargado de construir el Titanic y Britannic y Olympic, sus buques hermanos”

Antigua estación de bombeo en el nuevo Barrio del Titanic

La herencia industrial del Titanic

El Titanic Belfast se ha convertido en el museo más visitado de la ciudad, atrayendo a más de 800.000 visitantes durante el primer año, el doble de lo esperado. Pero el Barrio del Titanic esconde mucho más. Visite los diques secos y las gradas restauradas, las enormes grúas llamadas Sansón y Goliat, y el único buque que aún sobrevive de la White Star Line, el SS Nomadic. Por ahora, la antigua sede de Harland and Wolff solo puede admirarse desde fuera. Los Titanic Studios, donde se rodó la serie de Juego de tronos, no se pueden visitar. En este barrio también encontrará un multicines y un estadio donde se celebran encuentros deportivos y conciertos.

Sansón y Goliat