KLM uses cookies.

KLM’s websites use cookies and similar technologies. KLM uses functional cookies to ensure that the websites operate properly and analytic cookies to make your user experience optimal. Third parties place marketing and other cookies on the websites to display personalised advertisements for you. These third parties may monitor your internet behaviour through these cookies. By clicking ‘agree’ next to this or by continuing to use this website, you thereby give consent for the placement of these cookies. If you would like to know more about cookies or adjusting your cookie settings, please read KLM’s cookie policy.

Parece que su buscador no está actualizado.
Para utilizar de forma segura todas las características de KLM.com, le aconsejamos actualizar su buscador o elegir otro distinto. Si continúa con esta versión, algunas páginas del sitio web no se mostrarán correctamente o no lo harán en absoluto. Además, la seguridad de su información personal estará mejor salvaguardada con un buscador actualizado.

 

Maravillosas vacaciones surferas en Lisboa

Puede que no sea lo primero que nos venga a la mente al oír el nombre de Lisboa, pero en realidad esta ciudad es un destino ideal para hacer surf. Lisboa es la única capital europea que da al océano, y en sus alrededores tiene varias playas con buenas olas durante todo el año. En invierno, cuando el mar está más picado, las olas pueden alcanzar alturas espectaculares. Por eso cada vez más amantes del surf planifican sus vacaciones en esta ciudad.

Quienes prefieren playa con buen tiempo han de visitarla en verano. Durante esos meses la temperatura máxima llega a los 28 grados centígrados y no suele bajar de los 20. Pero incluso en primavera y otoño el tiempo suele permitir meterse al agua con el neopreno. A continuación presentamos los mejores lugares para practicar surf y algunos consejos para aprovechar al máximo la experiencia en Lisboa.

Un surfista en Ericeira

Excelentes olas en la Ribeira d'Ilhas

Ericeira se encuentra justo al norte de Lisboa, y es un popular destino para los apasionados del surf. Este encantador pueblo de pescadores, construido con las típicas casas portuguesas blancas, esconde varias playas pequeñas donde practicar surf. La mayor parte de los sitios se encuentran justo al lado del pueblo. Como la Ribeira d'Ilhas. Aunque puede estar muy concurrida, los surferos más ávidos de olas acuden en manada los días en que el viento sopla desde el interior y la corriente oceánica viene de Poniente. Estas condiciones moldean unas olas perfectamente regulares que rompen justo en el momento preciso.

+ Leer más

Ver en el mapa

Ribeira d'Ilhas

Surf y... ¡yoga!

Cascais, destino de playa, se encuentra a solo media hora en coche de Lisboa, y ofrece paquetes especiales de surf y yoga. La popularidad de ambas actividades ha ido creciendo y las dos pueden combinarse a la perfección. Equilibrio, coordinación, control y fuerza son esenciales tanto en el yoga como en el surf. Las clases de yoga se suelen dar antes de empezar con el surf, para calentar los músculos y aumentar la concentración. Pero también es bueno hacer yoga después para relajar cuerpo y mente. Se pueden elegir clases particulares o en grupo, como las que ofrecen en Karma Surf Retreat.

Yoga en el centro de Karma Surf Retreat

Lisbon Surf House: el puesto base ideal

Sin duda la mayor parte de los surfistas llegan atraídos por las fantásticas olas. Pero la diversión es el segundo de los motivos. La cultura surfera es conocida por su espíritu abierto, relajado y libre que atrae a muchos hedonistas sociales. Para sumergirnos en la cultura del surf, recomendamos reservar en un auténtico hostal surfero. El Lisbon Surf House es la mejor opción de Lisboa. Se encuentra cerca de la costa, al oeste del centro. Su decoración es típicamente portuguesa y tiene sitio para alojar a 18 surfistas. Se pueden reservar habitaciones individuales o compartidas. Por la noche, los huéspedes se suelen juntar para cocinar, y a todo el mundo se le hace un hueco en las largas mesas comunes. Otro de sus atractivos es la barbacoa que tienen en el jardín y que todos los clientes pueden usar. El jardín también es ideal para dejar las tablas y colgar los trajes de neopreno.

+ Leer más

Una de las habitaciones del Surf House

Ver en el mapa

R. Direita de Caxias 38


Portugal

Deliciosos productos frescos del océano

Para darnos un banquete con las bondades del mar donde acabamos de exhibir nuestras destrezas surferas, nos dirigimos al Solar dos Presuntos. Este bullicioso y animado restaurante lleva abierto desde 1974 y se ha convertido en toda una institución entre los lisboetas. La culpa la tiene, sobre todo, su excelente pescado. Podremos ver cómo sacan nuestra langosta de un gran acuario. Aquí también preparan platos tradicionales de la cocina portuguesa, como bacalao («bacalhau») seco y en salazón. La nota curiosa la pone el iPad que los camareros nos entregan para elegir el vino de nuestra comida.

+ Leer más

Bacalao en salazón

Ver en el mapa

Solar dos Presuntos


Rua Portas de Santo Antão 150


1150-269, Lisboa

Tablas a medida

«No te fíes, hacemos las peores tablas de surf». Esta frase que nos recibe en la web de Lisbon Crooks and Surfers quizás no inspire mucha confianza. Pero se trata de uno de los mejores lugares donde comprar una tabla nueva. Aquí encontramos todos los tipos de tablas: largas, cortas, con canto afilado o redondeado, con una o varias quillas... Aunque lo más divertido es diseñar nuestra propia tabla para que ellos nos la fabriquen a medida. Conviene llamarles con antelación para informarse sobre los plazos de entrega. Otra gran ventaja: todo está hecho con materiales reciclados. La tienda también alquila tablas, que es la mejor forma de probar sus productos. Solo hay que tener en cuenta que la tienda está en el centro de la ciudad y que el personal no siempre se encuentra allí, por lo que se recomienda pedir cita.

Siga leyendo sobre surfear y los mejores destinos para practicar el surf en surf.klm.com

Una auténtica tabla Lisbon Crooks

Créditos de fotos

  • Un surfista en Ericeira: Shutterstock: Pedro Monteiro