KLM uses cookies.

KLM’s websites use cookies and similar technologies. KLM uses functional cookies to ensure that the websites operate properly and analytic cookies to make your user experience optimal. Third parties place marketing and other cookies on the websites to display personalised advertisements for you. These third parties may monitor your internet behaviour through these cookies. By clicking ‘agree’ next to this or by continuing to use this website, you thereby give consent for the placement of these cookies. If you would like to know more about cookies or adjusting your cookie settings, please read KLM’s cookie policy.

Parece que su buscador no está actualizado.
Para utilizar de forma segura todas las características de KLM.com, le aconsejamos actualizar su buscador o elegir otro distinto. Si continúa con esta versión, algunas páginas del sitio web no se mostrarán correctamente o no lo harán en absoluto. Además, la seguridad de su información personal estará mejor salvaguardada con un buscador actualizado.

 

Baku en llamas

Azerbaiyán también se conoce como "La Tierra del Fuego". Alrededor de Baku, la capital, rápidamente entenderá por qué: los campos de petróleo y gas de la región son gigantescos. Las llamas salen disparadas desde Absheron, la península del mar Caspio donde se ubica Baku.

Se lleva comerciando con petróleo desde el siglo III d. C. Las fugas naturales de gas se provocaban y veneraban en ceremonias religiosas. Las excavaciones de estos tesoros naturales empezaron en el siglo XIX. Sin embargo, los oriundos rápidamente se beneficiaron de sus propios recursos. Las exploraciones de gas industrial o de petróleo comenzaron en Baku en 1848, más de diez años antes de que se descubriesen los primeros pozos de petróleo en Estados Unidos. Por ello, esta región se considera el lugar donde nació la industria petrolera.

"La montaña de fuego" Yanar Dag

Al norte de Baku, el accidentado y monótono paisaje de la península se ve interrumpido por un curioso fenómeno natural: una colina en llamas. El gas que fluye de las colinas lleva en llamas desde tiempos inmemoriales. Los depósitos son tan profundos que pueden seguir ardiendo durante años. Las primeras descripciones de esta ubicación, Yanar Dag (que significa "montaña en llamas"), datan del siglo XIII, en los manuscritos del explorador Marco Polo. Merece la pena madrugar para ver este fenómeno: justo antes del amanecer las anaranjadas llamas forman un bello contraste con el azul del cielo.

Fuego y llamas eternos

Volcán de lodo

Aunque el fuego y el lodo rara vez se dan juntos, no hay nada tan explosivo como un volcán de lodo. Se trata de un fenómeno geológico poco habitual que se da en pocos lugares del mundo, pero nunca con tanta frecuencia como aquí, a lo largo de la costa del mar Caspio de Azerbaiyán. Encontrará unos cuantos a las afueras de Baku. Un volcán de lodo se crea cuando una burbuja subterránea de gas, y lodo se filtra por una zona débil de la corteza terrestre, en ocasiones acompañado de una enorme explosión. En 2001 en Azerbaiyán un volcán de lodo expulsó de repente una llama de 300 metros de alto.

El flujo de lodo de un volcán de lodo

Fuego sagrado

Obtendrá más información sobre llamas en el templo del fuego de Ateshgah ubicado cerca de la estación de trenes en el barrio de Surakhani. Durante siglos, el omnipresente fuego ha sido venerado por los zoroastrianos, seguidores de una de las religiones más antiguas del mundo. El templo cayó en desuso en 1883, cuando el desarrollo de la exploración moderna de gas en la región interrumpió el flujo natural de gas al templo. En la actualidad es un monumento nacional.

The fire temple of Atashgah

Créditos de fotos

  • Fuego y llamas eternos: Flickr: StefanoBolognini
  • El flujo de lodo de un volcán de lodo: Flickr: Y Nakanishi