KLM uses cookies.

KLM’s websites use cookies and similar technologies. KLM uses functional cookies to ensure that the websites operate properly and analytic cookies to make your user experience optimal. Third parties place marketing and other cookies on the websites to display personalised advertisements for you. These third parties may monitor your internet behaviour through these cookies. By clicking ‘agree’ next to this or by continuing to use this website, you thereby give consent for the placement of these cookies. If you would like to know more about cookies or adjusting your cookie settings, please read KLM’s cookie policy.

Parece que su buscador no está actualizado.
Para utilizar de forma segura todas las características de KLM.com, le aconsejamos actualizar su buscador o elegir otro distinto. Si continúa con esta versión, algunas páginas del sitio web no se mostrarán correctamente o no lo harán en absoluto. Además, la seguridad de su información personal estará mejor salvaguardada con un buscador actualizado.

 

Fort Oranje, baliza costera

En el centro de Kralendijk, la capital de Bonaire, se encuentra Fort Oranje. Datando de 1639, la pequeña fortaleza es el edificio de piedra más antiguo de la isla. Lleva el nombre de la familia real holandesa y recuerda a los visitantes de la historia colonial de la isla. Con el faro a la vista mar adentro, los barcos holandeses podían llegar a salvo al puerto.

Los pesados cañones e impresionantes murallas de cuatro metros de altura nos cuentan la historia: Fort Oranje fue establecido por los holandeses para defender la isla. Durante el siglo XX, se usó como prisión, comisaría de policía y estación de bomberos entre otros. Actualmente, la fortaleza exhibe objetos de la historia de Bonaire.

La Bonaire Colonial

En 1499, los españoles fueron los primeros europeos en llegar a Bonaire. Sin embargo, desanimados por la falta de oro, se marcharon rápidamente. En 1636, la isla fue tomada por los holandeses, guiados por comerciantes de la Compañía Holandesa de las Indias Occidentales. Bonaire resultó ser el lugar ideal para producir sal, el oro blanco. Los holandeses establecieron plantaciones y tres años después construyeron Fort Oranje para proteger sus valiosos almacenes de sal de los ataques ingleses, franceses, españoles e incluso de piratas. Durante 300 años, la riqueza de Bonaire se basó en la producción de sal.
En 1804, Bonaire fue ocupada por los ingleses, pero los neerlandeses recuperaron la isla en 1816. Los edificios de Fort Oranje que quedan, datan de este año. La Casa del Gobernador, donde vivieron los comandantes de la isla hasta 1837, también se construyó en esta época. Después el edificio se usó como prisión. En 1868 se construyó un faro de madera. La versión actual de piedra data de 1932.
En frente de la fortaleza se encuentra un edificio de color menta: la Oficina de Aduanas donde los capitanes registraban las mercancías. La Oficina del Comandante también se encuentra en las instalaciones, con sus impresionantes escalones y galería. Sorprendentemente, quizás, los holandeses sólo usaron la planta superior dejando vacía la mayor parte del edificio.

+ Leer más

Ver el mapa

Fort Oranje, Kaya C.E.B. Hellmund, Bonaire

Cañones silenciosos

Una vez acabada la construcción de la fortaleza, los holandeses colocaron cuatro enormes cañones detrás de las altas murallas. Sin embargo, jamás fueron utilizadas estas herramientas defensivas, excepto para disparar salvas. Nunca dispararon contra enemigos, ni siquiera cuando los ingleses llegaron para conquistar la isla. Durante la ocupación inglesa, la artillería antigua se reemplazó por cañones ingleses, que son los que pueden verse hasta el día de hoy.

El Cañón de Fort Oranje

Créditos de fotos

  • El Cañón de Fort Oranje: Photo Canon at Fort Orange: Roger Wollstadt, Flickr