KLM uses cookies.

KLM’s websites use cookies and similar technologies. KLM uses functional cookies to ensure that the websites operate properly and analytic cookies to make your user experience optimal. Third parties place marketing and other cookies on the websites to display personalised advertisements for you. These third parties may monitor your internet behaviour through these cookies. By clicking ‘agree’ next to this or by continuing to use this website, you thereby give consent for the placement of these cookies. If you would like to know more about cookies or adjusting your cookie settings, please read KLM’s cookie policy.

Parece que su buscador no está actualizado.
Para utilizar de forma segura todas las características de KLM.com, le aconsejamos actualizar su buscador o elegir otro distinto. Si continúa con esta versión, algunas páginas del sitio web no se mostrarán correctamente o no lo harán en absoluto. Además, la seguridad de su información personal estará mejor salvaguardada con un buscador actualizado.

 

Ginebra: placeres a la ribera

La ciudad más compacta del mundo se encuentra alrededor de la punta sudoccidental del Lago Lemán, o Lago de Ginebra. Con la impactante Jet d’Eau (Fuente de Ginebra) en el centro, el lago fascina y seduce. Pasee por el muelle pasando por las marinas, el Jardín inglés y las fachadas neoclásicas de los hoteles, o salga a navegar por el lago, tomando fotos del Mont Blanc, sus viñedos y castillos.

En Ginebra, el agua está por todos lados. No solo se encuentra el Lago de Ginebra, el mayor lago alpino, justo al cruzar la puerta de los imponentes edificios: el río Ródano también llega aquí desde la frontera francesa, atravesando la ciudad. Al norte del río se encuentra el distrito en el que se dan cita más organizaciones internacionales, mientras que el centro histórico está en la parte sur. Desde la torre de la catedral, de siglos de antigüedad, disfrutará de hermosas vistas de la ciudad, las montañas y el lago.

La fuente al atardecer

Fuente de alta presión

La Fuente de Ginebra, en el corazón del puerto, proyecta agua hasta una altura de 140 metros. Se trata de una válvula que originalmente se diseñó para ayudar a despresurizar el sistema de suministro de agua y ocasionalmente lanzaba agua. La actual fuente no se construyó hasta 1951. Desde entonces, lleva lanzando agua al aire a una velocidad de 200 km/h, que vuelve a descender como vapor de agua. El arco iris es prácticamente instantáneo.

Leal al embarcadero

Si pregunta a los residentes de Ginebra cuál es su lugar favorito, muchos contestarán que los Bains des Pâquis. En invierno, la gente acude aquí a la sauna y al hammam turco, y en verano, a nadar. También hay clases gratuitas de tai chi las tardes de domingos de verano. Si prefiere comer algo, pruebe la famosa fondue de queso en el muelle. Las vistas del puerto mientras se pone el sol son gratuitas.

Bains des Pâquis
Cruceros por viñedos

Barcos de vapor de la belle époque

Las vistas del lago son ya de por sí impresionantes, pero las vistas panorámicas desde el agua son totalmente hechizantes. Varios barcos de vapor de la belle époque le ofrecen vistas incomparables de la Fuente de Ginebra y de los viñedos y castillos situados en la orilla. Si el tiempo lo permite, podrá ver el Mont Blanc nevado. Hay varios tipos de visitas: desde visitas que duran 1 hora en barco hasta los lujosos cruceros gourmet del lago, excursiones culinarias donde podrá degustar aclamados vinos de los viñedos que recorre.

Créditos de fotos

  • Bains des Pâquis: Michelle, Flickr
  • Cruceros por viñedos: Michelle, Flickr