KLM uses cookies.

KLM’s websites use cookies and similar technologies. KLM uses functional cookies to ensure that the websites operate properly and analytic cookies to make your user experience optimal. Third parties place marketing and other cookies on the websites to display personalised advertisements for you. These third parties may monitor your internet behaviour through these cookies. By clicking ‘agree’ next to this or by continuing to use this website, you thereby give consent for the placement of these cookies. If you would like to know more about cookies or adjusting your cookie settings, please read KLM’s cookie policy.

Parece que su buscador no está actualizado.
Para utilizar de forma segura todas las características de KLM.com, le aconsejamos actualizar su buscador o elegir otro distinto. Si continúa con esta versión, algunas páginas del sitio web no se mostrarán correctamente o no lo harán en absoluto. Además, la seguridad de su información personal estará mejor salvaguardada con un buscador actualizado.

 

Palacio Real de Génova

Génova tiene docenas de palacios en el casco histórico, a cuál más opulento, aunque ninguno rivaliza con el Palazzo Reale. Esta villa palaciega del 1643 albergaba a 3 de las familias más poderosas de la ciudad. En la actualidad, el Palazzo Reale es un famoso museo con una impresionante colección de arte y mobiliario de los siglos XVII y XVIII.

El Palazzo Reale destaca en Via Balbi, una calle aparentemente anodina del casco histórico, situada entre la universidad y el puerto. Entre en el número 10 y verá cómo se despliega un mundo nuevo. La sobria fachada esconde un impresionante patio y un jardín exótico con una fuente y palmeras. Durante siglos, esta mansión era el hogar de aristócratas, diplomáticos y miembros de la realeza. Si las paredes de las 23 estancias del palacio hablasen…

Un palacio con rica historia

Fiestas y bailes memorables, recepciones diplomáticas y cenas para ilustres huéspedes como Napoleón Bonaparte… El Palazzo Reale fue testigo de muchos momentos clave en la historia de la república genovesa. El palacio de la ciudad se construyó a mediados del siglo XVII, a manos de la familia Balbi, que consiguieron su fortuna en el comercio textil y de la seda. Desde la recién constituida Strada Nuova, los acaudalados comerciantes disfrutaban de grande vistas de sus barcos en el puerto situado debajo. 50 años más tarde, la familia Balbi tuvo que vender la mansión debido a problemas financieros y otra conocida familia genovesa se trasladó allí: la familia Durazzo. Esta familia amplió el palacio de la ciudad, incorporando elementos barrocos. En 1730, se incorporó una Galería de los Espejos, inspirada en la de Versalles. En el siglo XIX, el palazzo era el segundo hogar de los Duques de Saboya, reyes de Cerdeña de aquella época. Gracias a su presencia, se le concedió el carácter de reale al palacio.

Palazzo Reale
Esplendor barroco

Frescos, lámparas y pan de oro

La dinastía saboya residió en este palacio hasta el año 1919. La mayoría de las obras del museo pertenecía a la propia familia. Además de las lámparas y del mobiliario barroco, la villa también expone más de 200 pinturas, incluyendo una obra de Tintoretto y dos de Antoon van Dyck. Las salas y salones han conservado su estado original, y le será fácil imaginar la vida de una familia aristocrática genovesa. Un antiguo carruaje de madera se conserva a la entrada del palacio y una puerta dirige a un discreto altar. Pero el plato fuerte de la visita son los coloridos frescos en los techos, que aportan el carácter único italiano a la villa.

Vistas del jardín y del puerto

Finalice su visita al Palazzo Reale con un paseo por la terraza del tejado. Este privilegiado lugar ofrece impactantes vistas del puerto, con sus muelles de carga y el magnífico faro: la Lanterna. Si mira hacia abajo, disfrutará de una hermosa vista del pequeño jardín del palazzo. Esta perspectiva le permite admirar los mosaicos junto al estanque. Estas imágenes en blanco y negro se crearon con piedras llamadas risseu, un estilo de mosaico local utilizado a menudo en las iglesias de Liguria, la región a la que pertenece Génova.

Estilo de mosaico local junto al estanque