KLM uses cookies.

KLM’s websites use cookies and similar technologies. KLM uses functional cookies to ensure that the websites operate properly and analytic cookies to make your user experience optimal. Third parties place marketing and other cookies on the websites to display personalised advertisements for you. These third parties may monitor your internet behaviour through these cookies. By clicking ‘agree’ next to this or by continuing to use this website, you thereby give consent for the placement of these cookies. If you would like to know more about cookies or adjusting your cookie settings, please read KLM’s cookie policy.

Parece que su buscador no está actualizado.
Para utilizar de forma segura todas las características de KLM.com, le aconsejamos actualizar su buscador o elegir otro distinto. Si continúa con esta versión, algunas páginas del sitio web no se mostrarán correctamente o no lo harán en absoluto. Además, la seguridad de su información personal estará mejor salvaguardada con un buscador actualizado.

 

La Gran muralla de Inglaterra

La muralla de Adriano es la versión romana de la gran muralla China, construida a lo largo de la frontera entre Inglaterra y Escocia. Fue construida para mantener alejados a los bárbaros del norte, ya que esta zona militar era fuertemente disputada. Se han descubierto y restaurado decenas de fuertes y casas de baños, que dan una buena impresión de la vida en la época romana.

En el año 122 d.c., el emperador Adriano ordenó la construcción de un muralla entre el mar de Irlanda y lo que ahora se conoce como Newcastle. A pesar de los colosales esfuerzos para construir la muralla, sus 9.000 guardias abandonaron su puesto después de 20 años y la línea de defensa se fue deteriorando. Aquellos que sigan la muralla hoy en día cruzarán paisajes montañosos que todavía albergan vestigios de la época romana. Entre las aldeas agrícolas (con algunos pubs excelentes) encontrarás los restos de las casas de baños, torres y fuertes.

Cinco museos a lo largo de la muralla

Además de diversos hallazgos arqueológicos, recientemente se han inaugurado varios museos a lo largo de la muralla de Adriano. El Museo del Gran Norte en Newcastle cuenta con una sala con una exposición de esculturas e inscripciones que narran la historia de la construcción y la protección de la muralla.
Cerca de Newcastle, han excavado y restaurado completamente un fuerte y una casa de baños llamados Segedunum. Sube a la torre vigía de 35 metros de altura y admira las puntas de lanza y las piedras redondeadas utilizadas para atacar al enemigo. Incluso hay un baño de piedra que se remonta a la época romana. La réplica de Fort Arbeia está situada en la cercana localidad de South Shields. En los barracones se exhiben monedas, joyas, espadas y cotas de malla, todo lo necesario para ganar una batalla. Las excavaciones aún no han terminado.

Situado al otro extremo de la muralla, en la costa de Cumbria, se encuentra el Museo Romano Senhouse, que muestra hermosos altares y esculturas del antiguo fuerte. Desde la reconstruida torre del reloj puedes mirar hacia el mar de Irlanda y el fuerte. Para experimentar lo que era la vida de un soldado romano, puede ver la película en 3D en el animado Museo del Ejército Romano. Fuera también encontrará uno de los tramos mejor conservados de la muralla.

La muralla de Adriano

De costa a costa

La mejor manera de explorar la muralla de Adriano es seguir el camino señalizado a lo largo de sus 135 kilómetros. De esta manera, podrá recorrer de costa a costa en 7 días. El camino conduce a través de las colinas, las tierras de cultivo, los prados y los campos de brezo hasta las marismas en la costa oeste. A lo largo del camino, visite los pubs locales para tomar un delicioso refresco y saborear la vida rural.

Caminando a lo largo de la muralla de Adriano