KLM uses cookies.

KLM’s websites use cookies and similar technologies. KLM uses functional cookies to ensure that the websites operate properly and analytic cookies to make your user experience optimal. Third parties place marketing and other cookies on the websites to display personalised advertisements for you. These third parties may monitor your internet behaviour through these cookies. By clicking ‘agree’ next to this or by continuing to use this website, you thereby give consent for the placement of these cookies. If you would like to know more about cookies or adjusting your cookie settings, please read KLM’s cookie policy.

Parece que su buscador no está actualizado.
Para utilizar de forma segura todas las características de KLM.com, le aconsejamos actualizar su buscador o elegir otro distinto. Si continúa con esta versión, algunas páginas del sitio web no se mostrarán correctamente o no lo harán en absoluto. Además, la seguridad de su información personal estará mejor salvaguardada con un buscador actualizado.

 

Las históricas fachadas de Punda

En casi todas las postales enviadas desde Willemstad aparecen las fachadas situadas en Handelskade. Estas fotogénicas casas recuerdan a los canales de Ámsterdam, con una diferencia fundamental: los edificios están pintados con colores brillantes en ocre, naranja, azul o rosa. En su día, el primer gobernador holandés comentó que el reflejo del sol en las fachadas blancas le daba dolor de cabeza, y ordenó que pintaran las casas en otros colores. Más tarde, ¡trascendió que había llegado a un acuerdo con una fábrica de pintura holandesa!

Punda es el paisaje urbano más pintoresco del Caribe. El barrio antiguo de Willemstad contiene una increíble colección de arquitectura colonial holandesa. Fuerte Ámsterdam, actual sede del gobierno de Curaçao, fue la primera de las muchas fortificaciones que los holandeses construyeron aquí en el siglo XVII. En Waterfort se encuentran los restaurantes, terrazas y bares en la costa. Los menús incluyen platos típicos holandeses, como croquetas y cerveza, con su precio en florines, la antigua moneda de los Países Bajos.

Las coloridas casas de los comerciantes en Handelskade
Las coloridas casas de los comerciantes en Handelskade

Curaçao

Lo más destacado de Punda

El centro colonial de Willemstad es uno de los seis lugares del Caribe que ha sido declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. Se hizo con este título en parte por el que es el orgullo de Curaçao: el edificio Penha, en la esquina de Handelskade con Heerenstraat. Esta enorme casa-almacén de color amarillo canario, con un tejado de tejas rojas, data de 1708 y tiene ni más ni menos que cuatro fachadas típicas. Las elegantes curvas, adornos y espirales demuestran que el estilo de los edificios coloniales de Willemstad no es tan holandés como parece a primera vista. Los arquitectos recibían a menudo la influencia de otros estilos coloniales, como el español o el portugués.


Justo enfrente de Penha se encuentra también otro de los tesoros de la isla: el puente de la Reina Emma, de 1888, más comúnmente conocido como el «puente del ferry». Este puente comunica los barrios situados en cada una de las orillas de la Bahía de Santa Ana, y es el único puente flotante de madera del mundo. Se abre varias veces al día para que los barcos lleguen a puerto. En esos momentos, los peatones cruzan a la otra orilla en ponchi (ferry).

“El Ámsterdam del Caribe: una mezcla brillante de ocres, melocotón, azul cielo y rosa palo.”

Nuestros chicos de la zona occidental

Los españoles «descubrieron» Curaçao y a sus indígenas a finales del siglo XV. Al no encontrar recursos de valor en ella, la declararon isla inútil y poco después se fueron de ella. En 1634, llegó a la isla la Compañía Holandesa de las Indias Occidentales, que inmediatamente comenzó a construir el Fuerte Ámsterdam para defender el puerto, en una situación estratégica. Asimismo, cultivaron plantaciones de caña de azúcar, algodón y tabaco. Curaçao se convirtió en el almacén del comercio holandés de esclavos, y Willemstad pasó a ser una ciudad portuaria próspera. El resultado aún está patente hoy: ninguna otra isla del Caribe cuenta con más monumentos protegidos - más de 860 - que Curaçao.