KLM uses cookies.

KLM’s websites use cookies and similar technologies. KLM uses functional cookies to ensure that the websites operate properly and analytic cookies to make your user experience optimal. Third parties place marketing and other cookies on the websites to display personalised advertisements for you. These third parties may monitor your internet behaviour through these cookies. By clicking ‘agree’ next to this or by continuing to use this website, you thereby give consent for the placement of these cookies. If you would like to know more about cookies or adjusting your cookie settings, please read KLM’s cookie policy.

Parece que su buscador no está actualizado.
Para utilizar de forma segura todas las características de KLM.com, le aconsejamos actualizar su buscador o elegir otro distinto. Si continúa con esta versión, algunas páginas del sitio web no se mostrarán correctamente o no lo harán en absoluto. Además, la seguridad de su información personal estará mejor salvaguardada con un buscador actualizado.

 

Montar a caballo en la playa

Galopar en playas de arena blanca, darse un chapuzón, con caballo incluido en el mar turquesa del Caribe… ¡demasiado bueno para ser verdad! Montar a caballo sobre el escarpado paisaje de Bonaire es una experiencia inenarrable. Súbase a la silla de montar y explore las insólitas formaciones de roca, los manglares y los flamencos rosas de Bonaire.

Desde el lomo de un caballo, puede disfrutar de Bonaire de una forma totalmente diferente y descubrir cosas que de otro modo seguirían ocultas. Los senderos sin pavimentar del campo de Bonaire (el kunuku) son perfectos para explorarlos a caballo. Estos caminos le llevan entre cactus gigantes, lagos salados y lejanas granjas, alejadas del bullicio de la capital. No importa si es un auténtico jinete o nunca antes ha montado a caballo, tiene la oportunidad de disfrutar y descubrir Bonaire desde su silla de montar.

Cactus de todas las formas y tamaños

En Bonaire, podrá encontrar varios establos que ofrecen paseos a caballo, normalmente con caballos de la raza Paso Fino de Sudamérica. Estos bellos animales son tranquilos y están bien entrenados e incluso puede montarlos sin bocado. Las visitas suelen durar medio día, y tiene tiempo de sobra para explorar los extraordinarios paisajes de la isla. Otra ventaja añadida es que los grupos son reducidos: normalmente no superan las cinco personas.
El paisaje seco del kunuku le hará pensar en el desierto, con cactus de todas las formas y tamaños y las carreras ocasionales de salamandras o iguanas. Su caballo será la guinda de su fantasía de cowboy. Un lugar que debe visitar sin duda es Pekelmeer, un gran lago salado en el que los flamencos se reúnen y se alimentan de exquisiteces de agua salada. Estas aves obtienen su precioso color rosa de la ingesta de crustáceos.

“Su caballo completará su fantasía de cowboy”

Galope en el mar

Lac Baai en la costa sudeste es una de las zonas más bellas de Bonaire, perfecta para descubrir a lomos de un caballo. Este lago de color azul intenso bordea una pintoresca playa de arena blanca con manglares a un lado. Estos inusuales árboles son muy importantes para el ecosistema, dado que segregan sal de las hojas y ofrecen protección a los peces jóvenes. La bahía está parcialmente cercada por un arrecife de coral, por lo que las aguas son muy tranquilas y poco profundas, perfectas para los caballos, que adoran galopar en las frías aguas con jinete y todo.

“A los caballos les encanta galopar en las frías aguas con jinete y todo”