KLM uses cookies.

KLM’s websites use cookies and similar technologies. KLM uses functional cookies to ensure that the websites operate properly and analytic cookies to make your user experience optimal. Third parties place marketing and other cookies on the websites to display personalised advertisements for you. These third parties may monitor your internet behaviour through these cookies. By clicking ‘agree’ next to this or by continuing to use this website, you thereby give consent for the placement of these cookies. If you would like to know more about cookies or adjusting your cookie settings, please read KLM’s cookie policy.

Parece que su buscador no está actualizado.
Para utilizar de forma segura todas las características de KLM.com, le aconsejamos actualizar su buscador o elegir otro distinto. Si continúa con esta versión, algunas páginas del sitio web no se mostrarán correctamente o no lo harán en absoluto. Además, la seguridad de su información personal estará mejor salvaguardada con un buscador actualizado.

 

Caldero para cenar en Chengdu

La cocina de la provincia de Sichuan, en el sur de China, es famosa por sus guindillas. En la capital regional de Chengdu, las guindillas no solo se echan al wok, sino también a los calderos: las ollas se llenan de caldo y cada uno cocina en ellos su propia comida. El caldero se coloca en las mesas de los restaurantes y representa el culmen de la sociabilidad del país.

En los calurosos días de verano, no hay nada mejor para los habitantes de Chengdu que este guiso picante. Combate el fuego con fuego, como dicen ellos. Las mismas guindillas que se utilizan para entrar en calor en invierno, pueden servir cualquier otra noche del año para hacer un buen caldero en Sichuan. Encontrará restaurantes para probar estos guisos prácticamente en cada esquina. Los menús ofrecen multitud de ingredientes crudos para que los cocine usted mismo. Si no le gustan mucho las guindillas, suele haber versiones más suaves de este plato.

Disfrutando de la comida entre el bullicio

Dado que suele tardarse un rato en preparar el caldero y que todos el mundo está atareado eligiendo sus ingredientes, los restaurantes de calderos suelen ser espacios de lo más bulliciosos. Las familias no solo comparten mesa sino también los calderos y los boles con los ingredientes. Los camareros no paran de llevar platos a las mesas, mientras los comensales charlan y beben té.


La gente no tiene reparos en mostrar su satisfacción con la comida y la compañía. En China, sorber y hablar con la boca llena se considera un signo de estar disfrutando. Para los extranjeros, aquello puede parece un caos absoluto, pero se trata de un error de concepto. Para evitar intoxicaciones alimentarias, se emplean diferentes palillos para los ingredientes crudos y los cocinados. Otra buena costumbre es que, cuando se acaba la comida, el caldo que queda en el caldero se reparte entre todos los comensales. Tenga cuidado porque todas esas guindillas han tenido tiempo de cocinarse durante toda la tarde.

Una cena con caldero es un acontecimiento social

El ingrediente secreto

Los restaurantes de caldero también tienen chefs, aunque sean los comensales quienes cocinen su propia comida. Ellos ofrecen los ingredientes básicos: un sabroso caldo que incluye azúcar, vinagre y hierbas, además de las guindillas. Cada restaurante tiene su propia receta. El caldo picante hierve a fuego lento en la olla situada en el centro de la mesa y rodeada por ingredientes crudos: normalmente, carne, brotes de soja, champiñones, mazorquitas de maíz, huevos, tofu y hojas de vegetales. Para darle más sabor, los chinos emplean muchas salsas. La salsa de soja, la salsa de sésamo y el vinagre se mezclan con ajo, azúcar y sal y las inevitables guindillas.

+ Leer más

Mezcla de ingredientes para el caldero

Los mejores sitios para disfrutar de un caldero en Chengdu

Chongqing Cygnet Hotpot cuenta con menú en inglés y muchas opciones vegetarianas. A los locales les gusta mucho Jincheng Impression y Ba Shuda, pero los menús solo están en chino y, si acude a uno de estos restaurantes, más le vale estar preparado para vivir una sorpresa culinaria.