KLM uses cookies.

KLM’s websites use cookies and similar technologies. KLM uses functional cookies to ensure that the websites operate properly and analytic cookies to make your user experience optimal. Third parties place marketing and other cookies on the websites to display personalised advertisements for you. These third parties may monitor your internet behaviour through these cookies. By clicking ‘agree’ next to this or by continuing to use this website, you thereby give consent for the placement of these cookies. If you would like to know more about cookies or adjusting your cookie settings, please read KLM’s cookie policy.

Parece que su buscador no está actualizado.
Para utilizar de forma segura todas las características de KLM.com, le aconsejamos actualizar su buscador o elegir otro distinto. Si continúa con esta versión, algunas páginas del sitio web no se mostrarán correctamente o no lo harán en absoluto. Además, la seguridad de su información personal estará mejor salvaguardada con un buscador actualizado.

 

Huaca Pucllana: ruinas urbanas

Pirámides y templos de siglos de antigüedad en el centro de la ciudad: no tendrá que viajar a los Andes para conocer las antiguas civilizaciones peruanas. En Lima encontrará un gran número de ruinas, o “huacas”, vestigios de las civilizaciones anteriores a los Incas. Estas ruinas se encuentran por toda la ciudad: Huaca Pucllana se encuentra en el centro del moderno barrio de Miraflores.

Miraflores alberga muchos negocios, hoteles, restaurantes y bares. No se trata del lugar típico en el que alguien esperaría encontrar ruinas antiguas, pero es donde se encuentra el histórico tesoro de Huaca Pucllana. Construido hace unos 1.500 años como centro ceremonial, estas ruinas han sido excavadas recientemente. Los arqueólogos continúan encontrando artefactos antiguos, recientemente han encontrado una momia. La gran pirámide y los edificios de ladrillo antiguo se mantienen en contraste con los modernos alrededores. Por la noche, las ruinas están bellamente iluminadas, un lugar encantador para cenar en el restaurante de las instalaciones.

Juegos sagrados

Las primeras piedras de Huaca Pucllana se colocaron en el siglo V después de Cristo, unos mil años antes de que los Incas empezaran la construcción del Machu Picchu. Huaca Pucllana significa “lugar para juegos sagrados”, de modo que probablemente aquí se celebraban rituales de juego sagrados. La población original vivió aquí por 300 años hasta que los Wari conquistaron la ciudad. Este complejo sagrado ocupó una vez 16 hectáreas albergando unos 44 templos. Solo una pequeña parte ha sido excavada y pueden observarse 7 pirámides y diversos edificios bajos.

Las más famosas ciudades antiguas, como Machu Picchu y Caral, fueron construidas con enormes bloques de granito, pero no Huaca Pucllana. Aquí, los edificios fueron construidos con barro y ladrillos hechos a mano. Acérquese más y verá que los ladrillos están colocados de forma algo retorcida. No es porque se trate de una construcción descuidada, los antiguos constructores colocaron los ladrillos de esta forma para hacerlos resistentes a terremotos. El hecho de que estos templos hayan sobrevivido 1.500 años evidencia su nivel de experiencia.

Cena en las ruinas

Por la noche, las ruinas están bellamente iluminadas, un lugar encantador para cenar en el restaurante de las instalaciones. Tome asiento en el patio o el comedor, maravillosamente decorado con arte indígena. Desde casi todas las mesas, obtendrá una impresionante vista de las ruinas mientras disfruta de la alta comida peruana. Disfrute del estofado con gambas y quinoa, preparado con queso fresco y chili.

Cena con vistas a las ruinas

Créditos de fotos

  • Cena con vistas a las ruinas: Margalit Francus, Flickr