KLM uses cookies.

KLM’s websites use cookies and similar technologies. KLM uses functional cookies to ensure that the websites operate properly and analytic cookies to make your user experience optimal. Third parties place marketing and other cookies on the websites to display personalised advertisements for you. These third parties may monitor your internet behaviour through these cookies. By clicking ‘agree’ next to this or by continuing to use this website, you thereby give consent for the placement of these cookies. If you would like to know more about cookies or adjusting your cookie settings, please read KLM’s cookie policy.

Parece que su buscador no está actualizado.
Para utilizar de forma segura todas las características de KLM.com, le aconsejamos actualizar su buscador o elegir otro distinto. Si continúa con esta versión, algunas páginas del sitio web no se mostrarán correctamente o no lo harán en absoluto. Además, la seguridad de su información personal estará mejor salvaguardada con un buscador actualizado.

 

Île Feydeau: una isla en tierra firme

En los últimos años, Nantes se ha ido labrando una reputación gracias al diseño y al arte moderno. Pero no subestime el centro histórico de esta ciudad portuaria, que sigue conservando su efecto hipnótico en los visitantes. Visite los tesoros arquitectónicos en el barrio Île Feydeau, que data del siglo XVIII y que antaño fue una isla a orillas del afluente del Loira.

Île Feydeau hubiese sido en otra época el Beverly Hills de Nantes. Los comerciantes más ricos construyeron un barrio de lujo a mediados del siglo XVIII, en la época dorada de esta ciudad portuaria, en la que sacó provecho del comercio con las colonias francesas. Eligieron una ubicación exclusiva: una pequeña isla situada en un afluente del Loira. Hoy, los peatones siguen admirando el esplendor de las mansiones, con fachadas que resplandecen bajo la luz del sol. Incline su cabeza para contemplar las esculturas más hermosas y admirar los balcones franceses de hierro forjado decorativo que están por todas partes.

Devorada por la ciudad

Parece que algunos de los edificios de Île Feydeau se inclinan hacia adelante, y no es un efecto óptico. Como el suelo es de arena, este barrio comenzó a hundirse cien años después de haber sido edificado. Aunque Feydeau sigue recibiendo el apelativo de isla, hace mucho que dejó de serlo. En la década de 1930 se rellenó el afluente del Loira y este barrio antiguo se integró en la ciudad.

Se ha preservado el aspecto de isla gracias a los espacios verdes acondicionados en el lecho del río. Un ejemplo claro de ello es el Quai Turenne, desde el que las casas se erigen sobre muelles falsos y jardines hundidos. Al caer la noche, casi parece que el agua sigue fluyendo. En verano, el césped se convierte en una playa de arena verde, donde los estudiantes se tumban a leer al sol. En paralelo al muelle se encuentra la Rue Kervégan, una encantadora calle de adoquines. Aquí nació uno de los habitantes más famosos de Nantes: Julio Verne.

Un monstruo marino sobre una ventana en Île Feydeau
El Museo de Julio Verne

Fortunas amasadas con el comercio de esclavos

La abundancia arquitectónica de Île Feydeau es realmente impresionante, aunque la historia de su riqueza es menos atractiva. Las familias que levantaron estas mansiones lo hicieron a costa de comerciar con esclavos. En el siglo XVIII, al menos 450.000 esclavos pasaron por el puerto de Nantes en su travesía hacia Estados Unidos. El monumento de Quai de la Fosse, bajando por el Loira, rinde homenaje a este espeluznante episodio. Aquellos que visiten la estructura de hormigón, diseñada por los arquitectos Wodiczko + Bonder, tendrán la impresión de desplazarse en barco. Los rayos de sol que se filtran a través de los pequeños agujeros en la pared nos recuerdan las condiciones precarias en las que vivían los esclavos que iban a bordo de estos barcos. Una experiencia turbadora.

Monumento en homenaje de la abolición de la esclavitud

Créditos de fotos

  • Monumento en homenaje de la abolición de la esclavitud: Zhu, Flickr