KLM uses cookies.

KLM’s websites use cookies and similar technologies. KLM uses functional cookies to ensure that the websites operate properly and analytic cookies to make your user experience optimal. Third parties place marketing and other cookies on the websites to display personalised advertisements for you. These third parties may monitor your internet behaviour through these cookies. By clicking ‘agree’ next to this or by continuing to use this website, you thereby give consent for the placement of these cookies. If you would like to know more about cookies or adjusting your cookie settings, please read KLM’s cookie policy.

Parece que su buscador no está actualizado.
Para utilizar de forma segura todas las características de KLM.com, le aconsejamos actualizar su buscador o elegir otro distinto. Si continúa con esta versión, algunas páginas del sitio web no se mostrarán correctamente o no lo harán en absoluto. Además, la seguridad de su información personal estará mejor salvaguardada con un buscador actualizado.

 

En las celdas de Alcatraz

“Un lugar siniestro usado durante muchos años para encarcelar a los criminales más peligrosos de Estados Unidos" es lo primero que pensamos cuando alguien menciona la Isla de Alcatraz. Aunque famosos gánsteres como Al Capone estuvieron encarcelados aquí, la isla también esconde otra apasionante historia. Alcatraz no es solo una cárcel.

La isla recibió el nombre de “La Isla de los Alcatraces” por los españoles, que fueron los que llegaron aquí en 1775. Estas aves ya habitaban la isla y Alcatraz sigue siendo un lugar de anidación para muchas especies de aves. Antes de que se convirtiese en cárcel, la isla también hacía las veces de fuerte militar para proteger la península americana durante la fiebre del oro a mediados del siglo XIX, época en la que los buscadores de oro se desplazaban a la costa californiana a probar suerte.

Isla de Alcatraz

La primera prisión militar

Cuando la fiebre del oro se extinguió, el fuerte se convirtió rápidamente en una base de arresto militar durante la Guerra de Secesión, convirtiéndolo así en la primera prisión militar del país. Como el número de presos aumentaba, las instalaciones se ampliaron. En 1934, la Isla de Alcatraz se encontraba bajo la gestión de la Agencia Federal de Prisiones y se convirtió en una prisión federal.

Portazos en las celdas

Lo que hace que Alcatraz sea el principal destino turístico de San Francisco son, sin duda, las emocionantes historias de intentos de huida. Al entrar en la prisión, cada visitante recibe un audio tour, disponible en varios idiomas, pero le recomendemos que elija la versión inglesa, porque podrá escuchar las voces originales de antiguos presos, que hablan de su estancia en “La Roca”, como se conoce la isla. Sonidos como los de las puertas de las celdas cerrándose, aportan realidad a la vida. Al mirar por la ventana y distinguir la ciudad, puede imaginarse lo que se debe sentir aquí encerrado.

En los 29 años en los que Alcatraz hizo las funciones de prisión federal hubo hasta 14 intentos de fuga, en los que se vieron implicados un total de 36 presos, 13 de los cuales consiguieron huir.

Encerrado en Alcatraz
Las celdas de aislamiento de Alcatraz

Protesta de nativos americanos

En 1969, 6 años después de que se cerrase la prisión, la isla volvió a ser famosa porque fue ocupada por los nativos americanos. Protestaban por sus derechos civiles, y aclararon al gobierno estadounidense que su objetivo era conservar su identidad cultural. La protesta duró cerca de 2 años. La isla fue finalmente nombrada Parque Nacional en 1972, y un año después, se abrió al público. En torno a un millón de personas visitan Alcatraz cada año.