KLM uses cookies.

KLM’s websites use cookies and similar technologies. KLM uses functional cookies to ensure that the websites operate properly and analytic cookies to make your user experience optimal. Third parties place marketing and other cookies on the websites to display personalised advertisements for you. These third parties may monitor your internet behaviour through these cookies. By clicking ‘agree’ next to this or by continuing to use this website, you thereby give consent for the placement of these cookies. If you would like to know more about cookies or adjusting your cookie settings, please read KLM’s cookie policy.

Parece que su buscador no está actualizado.
Para utilizar de forma segura todas las características de KLM.com, le aconsejamos actualizar su buscador o elegir otro distinto. Si continúa con esta versión, algunas páginas del sitio web no se mostrarán correctamente o no lo harán en absoluto. Además, la seguridad de su información personal estará mejor salvaguardada con un buscador actualizado.

 

La historia judía de Josefov

En el corazón de Praga, a orillas del río Moldava, se encuentra el barrio de Josefov. El barrio judío tiene una historia ilustre y sirve de escenario en muchas historias del escritor Franz Kafka, que vivió aquí. Reserve tiempo para explorar las calles adoquinadas y descubra la cultura, la arquitectura y las historias de la comunidad judía de Praga.

El barrio judío de Praga data del siglo XIII. En aquella época muchos judíos se mudaron a este estrecho barrio, llegando a vivir 18.000 personas aquí. Actualmente solo queda una pequeña comunidad judía en Josefov, pero aún se respira el ambiente histórico del barrio. Aunque muchas zonas del barrio se restauraron en el siglo XIX, los edificios y monumentos más importantes permanecieron intactos. Las 6 sinagogas, el ayuntamiento del barrio judío y el antiguo cementerio judío se encuentran entre los monumentos judíos mejor conservados de Europa. Estos sitios históricos son vestigios de la época en la que la cultura judía prosperó.

Un paseo por la historia de los judíos

La famosa Sinagoga Vieja-Nueva, la sinagoga más antigua de Europa, está ubicada en la elegante calle Pařížská. Esta sinagoga, que data de mediados del siglo XIII, sigue siendo un lugar de culto. El enladrillado dentado de la fachada es un ejemplo típico del estilo gótico temprano. También encontrará ornamentación en el interior, como los candelabros de hierro forjado. Un interesante detalle es la bandera roja con la Estrella de David bordada en oro, que adorna el pilar occidental. El Emperador Fernando III concedió esta bandera a los judíos de Praga de finales del siglo XVII.
Junto a la Sinagoga Vieja-Nueva encontrará el elegante ayuntamiento, construido en 1586. Al igual que otros monumentos de Josefov, el ayuntamiento fue construido por Mordechai Maisel, uno de los hombres más ricos de la Praga del siglo XVI. Una característica de este ayuntamiento son los dos relojes de esta fachada, el más grande con números romanos, mientras que el más pequeño tiene números hebreos y las manecillas giran al sentido contrario de las agujas del reloj. En el Ayuntamiento encontrará un restaurante kosher, abierto de 11.30 a 14.00 y se lo recomendamos si desea probar la auténtica comida judía checa.
Al otro lado de la calle se encuentra el antiguo cementerio judío, en uso desde 1478 hasta 1786. Miles de tumbas están apiladas tan juntas que parece que están inclinadas unas sobre otras. Este misterioso lugar atestigua la historia judía en Praga. Se piensa que alrededor de 100.000 judíos están enterrados aquí. Como estaba prohibido ampliar el cementerio, las tumbas están dispuestas en 12 capas. La tumba más famosa pertenece a Judah Loew ben Bezalel, también conocido como el Maharal de Praga.

+ Leer más

La Sinagoga Vieja-Nueva

El Golem de Praga

Judah Loew ben Bezalel, el Maharal de Praga (1525-1609), fue un conocido rabino, erudito y el líder espiritual de la comunidad judía de Praga. Su memoria siempre estará relacionada con una extraña leyenda: al Maharal se le atribuye la creación de un Golem a partir de barro del río Moldava, que cobró vida a través de rituales y conjuros hebreos. Este Golem, un ser perteneciente al floklore judío, seguiría escondido en el altillo de la Sinagoga Vieja-Nueva hasta que los judíos de Praga necesiten su protección.

Estatua de Franz Kafka

El hogar de Franz Kafka

Franz Kafka (1883-1924) pasó la mayor parte de su vida en Josefov. La familia Kafka vivió en el número 27 Dušní, y una estatua de bronce a unos metros de distancia sirve de recuerdo al famoso autor. Jaroslav Róna, el escultor de la estatua, quería representar el breve ensayo “Descripción de una lucha”, en la que una conversación agradable entre el narrador y un conocido se convierte en una pelea. El ensayo de Kafka se desarrolla principalmente a orillas del río Moldava, y se puede reconocer al propio escritor sobre los hombros de la misteriosa figura negra sin cabeza de la historia.