KLM uses cookies.

KLM’s websites use cookies and similar technologies. KLM uses functional cookies to ensure that the websites operate properly and analytic cookies to make your user experience optimal. Third parties place marketing and other cookies on the websites to display personalised advertisements for you. These third parties may monitor your internet behaviour through these cookies. By clicking ‘agree’ next to this or by continuing to use this website, you thereby give consent for the placement of these cookies. If you would like to know more about cookies or adjusting your cookie settings, please read KLM’s cookie policy.

Parece que su buscador no está actualizado.
Para utilizar de forma segura todas las características de KLM.com, le aconsejamos actualizar su buscador o elegir otro distinto. Si continúa con esta versión, algunas páginas del sitio web no se mostrarán correctamente o no lo harán en absoluto. Además, la seguridad de su información personal estará mejor salvaguardada con un buscador actualizado.

 

Arte del Kremlin

El Kremlin simboliza la iglesia ortodoxa rusa, los zares y el comunismo, todo junto. Con el paso del tiempo, el complejo amurallado del corazón de Moscú se ha convertido en el centro ruso de la arquitectura y de la iconografía. Hay importantes exposiciones durante todo el año que muestran la historia de la federación.

La construcción del moderno Kremlin, una ciudadela fortificada, comenzó a finales del siglo XV. Aristotele Fioravanti, arquitecto italiano, diseñó la Catedral de la Asunción, donde durante siglos se coronaba a los zares. Varios líderes religiosos yacen aquí. El muro de piedra que rodea el Kremlin se construyó para proteger a los ciudadanos de Moscú contra los ataques. Hasta el siglo XX, el complejo se ha sometido a varias construcciones, demoliciones y restauraciones. El resultado es una variedad de catedrales, iglesias y edificios gubernamentales junto al río Moscova.

Dentro de la muralla

Gracias a la inclemencia meteorológica sufrida en 1812, una parte importante del Kremlin se ha conservado. En este año Napoleón ocupó el complejo gubernamental durante un mes. Ordenó a su ejército que destruyese el Kremlin, pero debido a las fuertes lluvias, solo lo pudieron hacer en parte. El Palacio del Patriarca es uno de los edificios que se salvó, y actualmente exhibe joyas del siglo XVII, objetos domésticos y muebles. La Iglesia de los Doce Apóstoles se encuentra junto al palacio. Esta residencia privada, la iglesia de los patriarcas rusos, es famosa por su retablo de madera dorada y bellos iconos.

Así como algunas increíbles pinturas murales, la Catedral de la Asunción, de cinco cúpulas, también alberga un iconostasio, una mampara compuesta de iconos religiosos del siglo XVII. En la iglesia también encontrará varios iconos de mayor antigüedad. Fuera de este santuario, junto al muro, se encuentran tumbas de varios líderes eclesiásticos. Asegúrese de visitar el Gran Campanario de Iván el Grande, la colección de Armas en la Sala de Armas y el Jardín de Aleksandrovsky, cerca del Kremlin.

La Catedral de la Asunción
El mausoleo en la Plaza Roja

Protección del comunismo

La tumba de Vladimir Lenin, uno de los líderes más influyentes del siglo XX, se encuentra en la Plaza Roja. Tras la muerte de Lenin en 1924, Josef Stalin decidió que el padre del comunismo se conservase por siempre. Los científicos rusos necesitaron seis meses para desarrollar una composición química de embalsamiento que evitase la descomposición del cuerpo de Lenin. La momia está expuesta en una tumba de granito de la plaza. Le cambian la ropa cada cierto número de años.