KLM uses cookies.

KLM’s websites use cookies and similar technologies. KLM uses functional cookies to ensure that the websites operate properly and analytic cookies to make your user experience optimal. Third parties place marketing and other cookies on the websites to display personalised advertisements for you. These third parties may monitor your internet behaviour through these cookies. By clicking ‘agree’ next to this or by continuing to use this website, you thereby give consent for the placement of these cookies. If you would like to know more about cookies or adjusting your cookie settings, please read KLM’s cookie policy.

Parece que su buscador no está actualizado.
Para utilizar de forma segura todas las características de KLM.com, le aconsejamos actualizar su buscador o elegir otro distinto. Si continúa con esta versión, algunas páginas del sitio web no se mostrarán correctamente o no lo harán en absoluto. Además, la seguridad de su información personal estará mejor salvaguardada con un buscador actualizado.

 

La literaria y artística Bloomsbury

En palabras de la famosa escritora británica Virginia Woolf (1882-1941): "Todas las personas a las que más respeto y admiro han sido lo que tú llamas Bloomsbury." Ella fue solo un ejemplo de los muchos que han amado el distrito de Bloomsbury. El tranquilo y majestuoso distrito se convirtió en el punto neurálgico de la literatura, el arte y la ciencia en las primeras 3 décadas del siglo XX cuando era el hogar geográfico del Bloomsbury Group.

El famoso Bloomsbury Group le confirió al distrito su reputación intelectual. Pequeñas librerías, galerías, talleres y pubs literarios nos recuerdan los días en que los escritores, artistas y grandes pensadores se reunían aquí cada jueves por la noche para filosofar. Juntos reaccionaban ante las morales y actitudes Victorianas. Una placa en Bloomsbury Square con los nombres más conocidos, incluyendo a Virginia Woolf, recuerda estas famosas sesiones. El vecindario, que también alberga al British Museum y la Universidad de Londres, aún es objeto de pasión de escritores y artistas.

Writers’ walk

Virginia Woolf conoció a su marido Leonard Woolf en el Bloomsbury Group. Junto a su hermana Vanessa y su marido Cliff Bell, pintor posimpresionista, al igual que el crítico de arte Roger Fry, ayudaron a fomentar la aceptación de sus ideas y su arte en Gran Bretaña. Otros miembros importantes incluían al economista John Maynard Keynes, el biógrafo y crítico Lytton Strachey, y la pintora Dora Carrington.

Mire más de cerca y encontrará aún muchas pistas de las vidas de estos Bohemios. Las placas azules de las fachadas indican los lugares donde solían vivir los miembros. Algunos vivieron cerca de Gordon Square por un tiempo. Bertrand Russell vivió en el número 57, Lytton Strachey en el número 51 y Vanessa y Clive Bell, Keynes y la familia Woolf en el número 46. Strachey, Dora Carrington y Lydia Lopokova (esposa de Keynes) vivieron cada uno en el número 41 por temporadas. Virginia y Leonard Woolf también residieron en el número 29 de Fitzroy Square durante cuatro años.

Placa en casa de Virginia Woolf

Nostalgia en Noho

Otra zona popular asociada a Bloomsbury se encuentra a poca distancia de las áreas turísticas más populares como el Soho, Piccadilly Circus y Covent Garden. Charlotte Street es una encantadora calle con una mezcla de restaurantes y bistros entre modernos y tradicionales. Ya era bastante popular durante el apogeo del Bloomsbury Group. La Fitzroy Tavern en el número 16, frecuentada por numerosos grandes escritores y poetas, es probablemente el lugar más famoso del distrito. A lo largo de los años se convirtió en extensión del Soho, y es ahora conocido también como Noho. (Soho norte)

“Disfrute de una cena rodeado de londinenses en Charlotte Street y siéntase como uno más.”

El colorido Charlotte Street Hotel
El Museo Británico

El museo más antiguo del mundo

El British Museum, el museo más antiguo del mundo, es probablemente la mayor atracción de Bloomsbury. Sus 94 salas cuentan con tesoros de hasta 12 millones de años de antigüedad a lo largo de la historia mundial. Las momias egipcias son las piezas más famosas, docenas de especímenes bien conservados en sus sarcófagos están a la vista del público. Es interesante compararlas con el Hombre de Lindow, una momia conservada naturalmente cuyo cuerpo se ha estimado en unos 2.000 de antigüedad y cuya piel está prácticamente intacta. Otro punto obligatorio de la visita es los Evangelios de Lidisfarne, un manuscrito increíblemente decorado que data aproximadamente del año 700.

Créditos de fotos

  • Placa en casa de Virginia Woolf: Christian Luts, Flickr
  • El colorido Charlotte Street Hotel: Garry Knight, Flickr
  • El Museo Británico: Dan Breckwoldt, Shutterstock