KLM uses cookies.

KLM’s websites use cookies and similar technologies. KLM uses functional cookies to ensure that the websites operate properly and analytic cookies to make your user experience optimal. Third parties place marketing and other cookies on the websites to display personalised advertisements for you. These third parties may monitor your internet behaviour through these cookies. By clicking ‘agree’ next to this or by continuing to use this website, you thereby give consent for the placement of these cookies. If you would like to know more about cookies or adjusting your cookie settings, please read KLM’s cookie policy.

Parece que su buscador no está actualizado.
Para utilizar de forma segura todas las características de KLM.com, le aconsejamos actualizar su buscador o elegir otro distinto. Si continúa con esta versión, algunas páginas del sitio web no se mostrarán correctamente o no lo harán en absoluto. Además, la seguridad de su información personal estará mejor salvaguardada con un buscador actualizado.

 

Magníficos paisajes naturales

China posee una diversidad natural sin igual. Desiertos donde el calor abrasador se alterna con el frío polar, majestuosas cordilleras, bosques habitados por pandas gigantes y afilados picos kársticos que compiten por el espacio con torrentes de agua: China lo tiene todo. Aunque los paisajes se extienden por todo el país, a la mayoría de las zonas se puede llegar fácilmente en tren o en avión.

Aunque una quinta parte de la población mundial vive en China, la mayoría de las ciudades se concentran en el este, y dos terceras partes de este enorme país son bosques o prados vírgenes. Hay más especies de aves que en prácticamente cualquier otra parte del mundo, así como grandes mamíferos como pandas gigantes y panteras. China no solo cuenta con una gran biodiversidad, sino que puede presumir de paisajes para todos los gustos. Actualmente hay diez sitios naturales de China en la lista de Patrimonio Mundial de la UNESCO y esta cifra continúa creciendo.

Parque Nacional de Zhangjiajie
Parque Nacional de Zhangjiajie
Río Yu Long y los picos kársticos

Cumbres en el agua

La belleza del entorno de la ciudad sureña de Guilin puede verse por toda China: el paisaje kárstico del río Li está plasmado en el reverso del billete de 20 yuanes. Es posible realizar una excursión en barco por el río, contemplando kilómetros de cumbres que se asemejan a una bandeja con huevos. Este paisaje creado por el agua está lleno de bosques de bambú y arrozales donde trabajan los campesinos con sus búfalos de agua. Desde la cubierta del barco o la balsa de bambú, podrá disfrutar de este mágico paisaje chino.

Las montañas de Chengdu

Chengdu no solo es el hogar del panda gigante. La provincia de Sichuan cuenta con paisajes montañosos únicos que han sido declarados patrimonio mundial por la UNESCO. La pintoresca zona con el poético nombre de Huanglong (dragón amarillo) ya anuncia con sus llamativos colores las maravillas que le esperan al visitante. Aquí, las cumbres cubiertas por glaciares y nieve se levantan sobre manantiales de aguas calientes. Las cuencas formadas a lo largo de los siglos por los torrentes de agua están llenas de algas que le dan al agua un color entre amarillo y verde oscuro. Aunque en esta zona habitan pandas gigantes y leopardos, no es probable que se encuentre con estos tímidos animales durante su visita.

El monte Emei se encuentra en las estribaciones del Himalaya. Por aquí se introdujo por primera vez el budismo en China y es donde se encuentran los templos más antiguos del país. Las históricas esculturas de bronce, los jardines y las tumbas en el bosque suelen estar ocultos por un velo de neblina que no hace sino contribuir a crear su atmósfera mística.

Huanglong

Vacío ártico

El paisaje del norte de China es un desolado panorama subártico. La franja de 2.000 kilómetros que recorre el desierto de Gobi y la estepa circundante estuvo en una época habitada por dinosaurios. En la actualidad, pueblos nómadas habitan en sus interminables praderas, salpicadas por rebaños de ovejas, pastores y coloridas flores. En esta parte de China, el cielo es azul y está despejado prácticamente todos los días. Excepto en julio y agosto, apenas llueve y nunca han oído hablar de la contaminación. A pesar del sofocante calor del verano y el frío invierno ártico, los habitantes de la estepa viven en tiendas de fieltro. Estas tiendas son lo suficientemente cómodas como para alojar a los turistas que desean explorar las desiertas llanuras. Es posible galopar a lomos de un caballo por la estepa, recorrer las dunas de arena sobre un camello o caminar durante horas sin toparse con un alma. Hohhot, la capital de Mongolia Interior, es el núcleo de esta región. Aquí podrá visitar el museo de Mongolia Interior, donde se exhiben fósiles de dinosaurios.

Camellos en el desierto de Gobi

Créditos de fotos

  • Camellos en el desierto de Gobi: Rolf_52, Shutterstock