KLM uses cookies.

KLM’s websites use cookies and similar technologies. KLM uses functional cookies to ensure that the websites operate properly and analytic cookies to make your user experience optimal. Third parties place marketing and other cookies on the websites to display personalised advertisements for you. These third parties may monitor your internet behaviour through these cookies. By clicking ‘agree’ next to this or by continuing to use this website, you thereby give consent for the placement of these cookies. If you would like to know more about cookies or adjusting your cookie settings, please read KLM’s cookie policy.

Parece que su buscador no está actualizado.
Para utilizar de forma segura todas las características de KLM.com, le aconsejamos actualizar su buscador o elegir otro distinto. Si continúa con esta versión, algunas páginas del sitio web no se mostrarán correctamente o no lo harán en absoluto. Además, la seguridad de su información personal estará mejor salvaguardada con un buscador actualizado.

 

El templo Man Mo: un remanso de paz

En medio del ajetreado distrito financiero de Hong Kong se encuentra un remanso de paz: el templo Man Mo. Esta construcción se dedica a dos dioses muy diferentes: Man Cheong (dios de las letras) y Mo (dios de la guerra). El templo lo levantaron alrededor de 1847 adinerados comerciantes chinos al principio de la etapa colonial de Hong Kong.

El templo se encuentra en Hollywood Road y consta del complejo del templo Man Mo junto con Shing Kung y Kung Sor. A los edificios los separan estrechos callejones. Lit Shing Kung se construyó para dar culto a los dioses del cielo. Kung Sor es la entrada al ala oeste del templo en el que la comunidad china se reunía para debatir y resolver los problemas locales.

Espirales de incienso en el templo

El olor del incienso

En el exterior encontrará decenas de videntes deseosos de leer el futuro a los turistas. En el interior, el ambiente, perfumado con los aromas del incienso y el sándalo, es intenso. Alce la vista para ver las decenas de espirales de incienso, uno de los rasgos de identidad del templo. Desde tiempos inmemoriales, los chinos queman estas espirales para llamar la atención de los dioses. Éstas se conocen también como el “alimento divino” y pueden arder durante semanas.
El complejo está rodeado por decenas de tiendas que venden objetos inflamables de todas las formas y tamaños. Los chinos creen que pueden hacer que sus seres queridos estén a gusto y tengan buena suerte tras pasar a mejor vida. Aquello que no se puede poner en la tumba, aún se puede enviar “después”. Por eso, las tiendas venden un montón de cámaras, coches y dinero de papel que se pueden quemar en los hornos que hay en el interior del templo.

Colores de la suerte

Gran exponente de la arquitectura tradicional china, el templo Man Mo cuenta con impresionantes esculturas, tallas de madera y coloridos murales. El arte de su interior ofrece exquisitos ejemplos de la artesanía china. Dominan el rojo y el dorado, los colores chinos de la buena suerte y la prosperidad.

Los colores de la buena suerte y la prosperidad