KLM uses cookies.

KLM’s websites use cookies and similar technologies. KLM uses functional cookies to ensure that the websites operate properly and analytic cookies to make your user experience optimal. Third parties place marketing and other cookies on the websites to display personalised advertisements for you. These third parties may monitor your internet behaviour through these cookies. By clicking ‘agree’ next to this or by continuing to use this website, you thereby give consent for the placement of these cookies. If you would like to know more about cookies or adjusting your cookie settings, please read KLM’s cookie policy.

Parece que su buscador no está actualizado.
Para utilizar de forma segura todas las características de KLM.com, le aconsejamos actualizar su buscador o elegir otro distinto. Si continúa con esta versión, algunas páginas del sitio web no se mostrarán correctamente o no lo harán en absoluto. Además, la seguridad de su información personal estará mejor salvaguardada con un buscador actualizado.

 

Las hermanas dominantes de Moscú

Desde el final de la Segunda Guerra Mundial, estos siete edificios controlan con orgullo el skyline moscovita. Con la construcción de estos legendarios rascacielos, conocidos como "las Siete Hermanas", el líder Joseph Stalin envió un poderoso mensaje al resto del mundo. El estilo de los arquitectos no era para nada conservador: las hermanas dominantes combinan audazmente el barroco ruso y la arquitectura americana de los rascacielos.

La construcción de las hermanas era el intento de Stalin de crear un skyline moscovita que rivalizase con las ciudades norteamericanas. El cometido de los arquitectos era ejecutar un diseño creativo de ocho edificios: una universidad pública, complejos de apartamentos, edificios gubernamentales y hoteles de lujo. Se construyeron 7 torres en la ciudad, pero la octava hermana nunca llegó a edificarse. El planificado rascacielos “Zaryadye” eclipsaría demasiado al Kremlin. En el lugar reservado para la torre, se construyó en 1967 el hotel Rossiya. Sin embargo, el diseño del rascacielos Zaryadye no se descartó del todo: se empleó para el Palacio de la Cultura y la Ciencia de Varsovia.

Paraísos comunistas

Estas megaestructuras son las siete hermanas. Aunque los edificios tienen influencias barrocas, góticas y ortodoxas, todas presentan una torre central desde la que nacen otras alas. Las “Hermanas” han recibido multitud de galardones: una de ellas es el hotel más alto del mundo, otra contiene la lámpara chandelier más grande, y la universidad es el mayor centro educativo del mundo. El espléndido interior está profusamente decorado. Todo es impresionante: desde las escaleras de mármol del edificio de la universidad hasta las pinturas del techo del hotel y las torres del edificio de apartamentos, profusamente decoradas.

Edificio de viviendas Kotelnicheskaya

Auténtico ambiente ruso

El Leningradskaya se construyó en 1954 como un lujoso hotel soviético. Durante los últimos años se ha realizado una profunda restauración del edificio y actualmente es un hotel internacional de la cadena Hilton. El ambiente ruso se ha conservado: Lámparas chandelier de bronce y pilares de mármol dominan el lobby decorado con frescos y molduras ornamentales. Actualmente, las habitaciones son más espaciosas y están amuebladas de acuerdo con el diseño contemporáneo ruso. Reserve una habitación en uno de los pisos más altos de la torre, y disfrute de la vista de la ciudad.

Una de las otras torres stalinistas actualmente alberga el Radisson Royal Hotel. Las pinturas originales del techo del lobby y la decoración clásica de las 497 habitaciones evocan el ambiente de un palacio junto al río Moscova. Los precios van acorde al estilo. Aunque decida alojarse en otro lado, puede visitar el Mercedes Bar del piso 31, donde podrá degustar un cóctel con vistas.

El vestíbulo del Hilton

Créditos de fotos

  • El vestíbulo del Hilton: Pavel L. Photo and video, Shutterstock