KLM uses cookies.

KLM’s websites use cookies and similar technologies. KLM uses functional cookies to ensure that the websites operate properly and analytic cookies to make your user experience optimal. Third parties place marketing and other cookies on the websites to display personalised advertisements for you. These third parties may monitor your internet behaviour through these cookies. By clicking ‘agree’ next to this or by continuing to use this website, you thereby give consent for the placement of these cookies. If you would like to know more about cookies or adjusting your cookie settings, please read KLM’s cookie policy.

Parece que su buscador no está actualizado.
Para utilizar de forma segura todas las características de KLM.com, le aconsejamos actualizar su buscador o elegir otro distinto. Si continúa con esta versión, algunas páginas del sitio web no se mostrarán correctamente o no lo harán en absoluto. Además, la seguridad de su información personal estará mejor salvaguardada con un buscador actualizado.

 

Belleza natural en las Montañas Azules

Las impresionantes montañas envueltas en una misteriosa niebla azul: las Montañas Azules están a solo una hora de Sídney. Una zona de belleza natural, pintorescos pueblos y suficientes actividades para toda una semana.

Las Montañas Azules son parte de la Región de las Montañas Azules, una zona de 7 parques nacionales que han sido calificados como Patrimonio de la Humanidad. Las Montañas Azules obtienen su nombre de la niebla azul que flota sobre ellas, debido al gran número de eucaliptos. Las pequeñas gotas de aceite de eucalipto y el polvo se funden en la atmósfera para crear una niebla azul a la luz del sol.

Menura (ave lira)

Un paseo por Springwood

Una visita a las Montañas Azules ofrece paseos maravillosos. El camino de 10 kilómetros "Sassafra Gully" comienza en Springwood, y es un recorrido agradable con cascadas, impresionantes formaciones rocosas y susurrantes arroyos. Se tarda unas 4-5 horas en completar el camino, pero también existe una ruta corta de una hora que ofrece un maravilloso acercamiento a la región. Por el camino, encontrará muchas especies de pájaros, incluyendo la menura.

Jardines ingleses en Leura

Tómese tiempo para una pausa en la pequeña ciudad de Leura, conocida por sus históricas y encantadoras casas y sus preciosos jardines ingleses. En octubre, muchos de estos jardines abren al público durante el festival anual de Leura Garden Festival. La calle principal de la ciudad está llena de tiendas, galerías y restaurantes. Disfrute de una comida o cena con una gran vista de las Montañas Azules.

Oficina postal de Leura
Amanecer en Tres hermanas

Tres hermanas en Katoomba

Las Tres hermanas son el símbolo de las Montañas Azules y esto se demuestra en muchos pósters y postales. Según la leyenda, estas rocas fueron una vez 3 hermanas de una tribu local que se enamoraron de tres hermanos de otra tribu. Como las leyes tribales prohibían el matrimonio, los 3 hombres decidieron llevarse a las hermanas causando una lucha entre tribus. Para proteger a las 3 hermanas, un chamán las transformó temporalmente en piedra.  Desafortunadamente, el chamán murió a manos de los 3 hombre y dado que era el único que podía deshacer el hechizo, las mujeres quedaron atrapadas para siempre en estas rocas. Desde la ciudad de Katoomba hay unos 2 km hasta Echo Point, este puesto de observación ofrece una vista mágica de Tres hermanas y el profundo Jamison Valley.

Ríos subterráneos en las Jenolan Caves

Ubicadas en el lado oeste del parque, las Jenolan Caves están consideradas como las grutas más bellas de Australia. El envolvente sonido de los ríos subterráneos y las bellas formaciones en piedra caliza formadas a lo largo de siglos han creado unas vistas increíbles. Camine por las pasarelas artificiales o coja un casco y láncese a explorar fuera de los caminos establecidos descubriendo los secretos de las grutas. También emocionante, aunque menos peligroso, puede ser un tour de leyendas, misterios y fantasmas, en el que un guía le contará los misterios sin resolver de las Jenoland Caves. Todo ello, por supuesto, bajo la espeluznante luz de una linterna.