KLM uses cookies.

KLM’s websites use cookies and similar technologies. KLM uses functional cookies to ensure that the websites operate properly and analytic cookies to make your user experience optimal. Third parties place marketing and other cookies on the websites to display personalised advertisements for you. These third parties may monitor your internet behaviour through these cookies. By clicking ‘agree’ next to this or by continuing to use this website, you thereby give consent for the placement of these cookies. If you would like to know more about cookies or adjusting your cookie settings, please read KLM’s cookie policy.

Parece que su buscador no está actualizado.
Para utilizar de forma segura todas las características de KLM.com, le aconsejamos actualizar su buscador o elegir otro distinto. Si continúa con esta versión, algunas páginas del sitio web no se mostrarán correctamente o no lo harán en absoluto. Además, la seguridad de su información personal estará mejor salvaguardada con un buscador actualizado.

 

Parque natural en una antigua plantación

A 5 kilómetros de la bulliciosa Paramaribo, se encuentra una serena reserva natural situada alrededor de una antigua plantación de café: el Parque Natural Peperpot. Un sendero, al que se accede fácilmente, le dirige a través de una jungla que florece entre las ruinas de edificios históricos. En la actualidad se ha convertido en el hábitat de monos, aves, mariposas y lagartijas. También encontrará muchas plantas tropicales.

Este frondoso parque natural de 700 hectáreas, al otro lado del río Surinam, es perfecto para dar un paseo o montar en bici. Se puede llegar fácilmente al Parque Peperpot, a poca distancia en taxi de la ciudad. Otra opción es alquilar una bicicleta para montar en el parque, o quizás coger el ferri o un barco de madera (un korjaal o una canoa) hacia Meerzorg en el barrio de Commewijne. Puede seguir la conexión este-oeste hacia la carretera a Peperpot para llegar a la taquilla del parque. Pero no se olvide de que en Surinam se conduce por la izquierda.

Una jungla viviente

Lo que hace que el Parque Natural Peperpot sea especial es que, a pesar de su pequeño tamaño, aquí se pueden encontrar multitud de especies de árboles y animales. Una de las especies de plantas que se encuentra es la planta del café, cosechada por los terratenientes holandeses hace siglos. Incluso en la actualidad, las plantas están flanqueadas por los aromáticos árboles "kofi-mama", nombre muy apropiado para este árbol que ofrece cobijo a las plantas del café.


Si es observador, enseguida verá grupos de ardillas y monos capuchinos deambulando por la plantación forestal. Asimismo, los visitantes se encuentran frecuentemente con grandes iguanas, lagartijas, mariposas y libélulas de brillantes colores. Sin embargo, los habitantes más llamativos de la jungla son las aves. Busque loros, tucanes, ibis, buitres y docenas de especies de aves canoras tropicales. En torno al antiguo canal, paralelo a la vía del tren, aparece mucho "moko-moko", una planta de humedal perfecta para el anidamiento de aves.

“Peperpot era una de las plantaciones más antiguas de Surinam”

La plantación Peperpot

El sendero de 3,2 km le lleva a los edificios históricos de la antigua plantación. Aquí encontrará un almacén de café, una fábrica y las viviendas de madera de los capataces. Cerca se encuentra kampong, aún habitado, el pueblo en el que los esclavos y los trabajadores vivían. Peperpot fue una de las plantaciones más antiguas de Surinam: a finales del siglo XVII, los colonizadores comenzaron a cultivar tabaco aquí, incorporando más tarde café y cacao. Los canales que siguen recorriendo el bosque de la plantación se utilizaban para traspasar el café al embalse. Los propietarios actuales han plantado huertas entre las esclusas de ladrillos de los canales.

El río Surinam
Lirios en Fort Nieuw Amsterdam

El Fort Nieuw Amsterdam

Una visita de medio día al Parque Natural de Peperpot puede combinarse sencillamente con una visita al Fort Nieuw Amsterdam, que también se sitúa en la orilla derecha del río Surinam. Este fuerte, del 1747, alberga en la actualidad un museo al aire libre, y los visitantes pueden obtener información sobre el pasado militar de la colonia. Gracias al parque que se encuentra alrededor del fuerte, hay muchos bellos árboles nativos, plantas y flores para admirar. El muro en torno a la fortaleza ofrece una vista arrolladora del punto en el que el río Surinam y el río Commewijne se unen. Aquí podrá ver con frecuencia delfines de río.